Según el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió este jueves que sería un «error fatal» para cualquier país asumir que no se verá afectado por el nuevo coronavirus y que los países ricos que podrían haber pensado que estaban más seguros deberían esperar sorpresas.

«Ningún país debería asumir que no tendrá casos, eso sería un error fatal, literalmente», apuntó Ghebreyesus durante una rueda de prensa celebrada en Ginebra.

El jefe del programa de emergencia de la OMS dijo que Irán, que hasta ahora ha reportado la mayoría de las muertes fuera de China, podría estar lidiando con un brote que es peor de lo que se entiende.

«Incluso si tomas a Italia, un miembro del G7, fue realmente una sorpresa. Así que si incluso en muchos otros países desarrollados también ves sorpresas, deberían esperar algunas sorpresas», dijo a la prensa en referencia a que cualquier país puede ser vulnerable al virus.

Tedros dijo que las epidemias en Irán, Italia y Corea del Sur estaban en un «punto decisivo», todavía marcadas por grupos de infecciones con alguna transmisión en las comunidades, pero aún no por una transmisión comunitaria sostenida.

La OMS declaró el brote como una emergencia internacional el 30 de enero y ha instado a los países a que preparen los medios de detección, las salas de aislamiento y las campañas de educación pública.

«Este virus tiene potencial pandémico», dijo Tedros. «Este no es un momento para el miedo. Es un momento para tomar medidas para prevenir la infección y salvar vidas ahora».

Agregó que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tenía razón al sugerir este miércoles medidas de higiene similares a las que se aplican para prevenir la gripe, como lavarse las manos con frecuencia.

Por otro lado, Irán dijo el jueves que el número de muertos por coronavirus había aumentado a 26 y el número total de personas infectadas ahora era de 245, la mayor cantidad de muertes por el virus fuera de China.

Cuando se le preguntó sobre la tasa de mortalidad en Irán, de casi el 10% entre los casos conocidos, el Dr. Mike Ryan, jefe del programa de emergencias de la OMS, dijo que era una indicación de que la enfermedad podría haberse propagado más en Irán de lo que revelan las cifras oficiales.

«El factor más probable es que esta enfermedad no se haya visto ni detectado en Irán, la extensión de la infección puede ser más amplia de lo que pensamos», dijo y agregó, «No sospecho que tenga nada que ver con la atención clínica, más con la vigilancia», comentó.

Ryan dijo que la OMS estaba trabajando en estrecha colaboración con los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio y que no creía que se tomaría una decisión pronto sobre si celebrar el evento a partir de julio como estaba previsto. «Todos están trabajando juntos para tratar de preservar lo que es un evento mundial increíblemente importante», afirmó.