Ante la propagación del coronavirus, la industria turística podría resultar afectada, tomando en cuenta que los viajeros procedentes de China ocupan el tercer lugar en la escala de mayor turismo en Estados Unidos, luego de los británicos y japoneses.

Según Tulio Rodríguez, economista, esto sería un alto impacto en la empresa turística, considerando que el turista chino suele gastar un promedio de 6.500 dólares por viaje.

El experto en macroeconomía afirma que el cálculo de pérdidas en este mercado específico es de aproximadamente 10 mil millones de dólares.

“En función de las reservas de hoteles, de los automóviles, de las compras, de los automóviles que alquilan, de los gastos de diversión, de la ropa que compran”, dijo Rodríguez a la Voz de América.

El carácter turístico de Florida es objeto de este riesgo, no solo el sur del estado, por los atractivos de las playas y el mercado inmobiliario, sino también el centro del estado donde se encuentran los famosos parques de diversiones.

«En el centro de Florida tienes los parques de diversiones que hay en Orlando que es una de las industrias más fuertes”, dice Rodríguez.

El especialista destaca que las remesas enviadas por comunidades de inmigrantes también podrían verse impactadas por esta crisis.

“La contratación de trabajo por horas sería la primera que sufriría, porque dirían te doy menos horas para cubrir en el restorán o en el hotel”.