InternacionalNoticiasRecientes

Aumentan tensiones entre EE.UU. y China, mientras Pekín apunta endurecimiento de su política hacia Hong Kong | TDI Colombia

WASHINGTON DC – La decisión de China de proponer una nueva legislación que refuerce el control sobre Hong Kong ha provocado una ola de condenas por parte de legisladores y funcionarios estadounidenses, en lo que se percibe como un signo más de empeoramiento de las relaciones entre las superpotencias económicas.

ARCHIVO- El Secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo habla a los medios de comunicación en el Departamento de Estado en Washington, DC, EE.UU., 20 de mayo de 2020. 

El Secretario de Estado Mike Pompeo emitió una declaración el viernes diciendo que “condena” al parlamento chino por proponer una legislación que, según él, “sería una sentencia de muerte para el alto grado de autonomía que Beijing le prometió a Hong Kong”.

También prometió que “cualquier decisión que afecte a la autonomía y las libertades de Hong Kong… inevitablemente impactará nuestra evaluación de Un País, Dos Sistemas y el estatus del territorio”.

El líder de la mayoría del Senado y republicano de Kentucky, Mitch McConnell, también denunció los movimientos de Beijing, diciendo que China ha utilizado la crisis mundial a causa de la pandemia como cobertura para el aumento del autoritarismo.
“Una mayor represión de Beijing sólo intensificará el interés del Senado en reexaminar la relación entre EE.UU. y China”, dijo McConnell.

Informe de la Casa Blanca

Incluso antes del anuncio de Pekín en Hong Kong esta semana, la administración Trump estaba revisando su política sobre China, publicando un informe estratégico destinado a cambiar el enfoque a largo plazo de Washington hacia China. 

El informe destaca cómo cuatro décadas de política de compromiso del gobierno estadounidense con Beijing no han logrado incentivar al gobierno de China a ser un actor responsable en la comunidad internacional.  

“Si se da un paso atrás y se miran los últimos 40 años de política de EE.UU. hacia China, la administración Trump realmente ha hecho casi una divergencia de 180 de esa política”, dijo el jueves el portavoz del Departamento de Estado Morgan Ortagus a la VOA.

Según el informe de la administración, la administración Trump no ve “ningún valor” en comprometerse con Beijing por el simbolismo y la pompa, y públicamente aumentará su presión sobre el régimen comunista.

Esta semana se mostraron ejemplos de cómo puede ser ese enfoque. En los últimos días, los funcionarios de EE.UU. colmaron de elogios al presidente de Taiwán, anunciaron nuevas medidas que podrían restringir aún más el acceso del gigante tecnológico chino Huawei a las tecnologías clave, y apelaron directamente al pueblo chino en mandarín para explicar las críticas de EE.UU. a las políticas del gobierno chino.

Pekín también expresó su “fuerte indignación” esta semana por las críticas de EE.UU., con declaraciones de los departamentos de relaciones exteriores, defensa y asuntos de Taiwán de China, acusando a Washington de violar la política de una sola China y de interferir en los asuntos internos de ese país.

Críticas bipartidistas

El Congreso de los Estados Unidos sigue estando muy dividido por líneas partidistas en muchas cuestiones internas, pero en la política de China hay un amplio acuerdo entre los legisladores para reexaminar el enfoque de los Estados Unidos.

El demócrata Chris Van Hollen, demócrata de Maryland, y el senador Pat Toomey, republicano de Pensilvania, dijeron el jueves que planean presentar un proyecto de ley que impondría sanciones a los funcionarios chinos por violar la independencia de Hong Kong, y también imponer sanciones secundarias a los bancos que hagan negocios con entidades que violen la ley que garantiza la autonomía de Hong Kong.

El senador republicano Rick Scott de Florida dijo a la VOA que China está quitando los derechos básicos de los ciudadanos de Hong Kong, y “eso está mal”. Visitó Hong Kong el año pasado en medio de su protesta pro-democrática contra la entonces propuesta ley de extradición, que habría permitido a Hong Kong detener y transferir a personas buscadas en otros países, incluyendo China.

“Tenemos que empezar a enfrentarnos a la China comunista. Lo harán aquí y luego intentarán hacerlo en Taiwán”, dijo a la VOA.

El senador demócrata Bob Menéndez de Nueva Jersey dijo a la VOA que la presión unilateral de Beijing por la ley de seguridad es “otro golpe opresivo del PCCh”.

El senador republicano Tom Cotton de Arkansas publicó una declaración en Twitter que decía “debe haber consecuencias por las acciones tiránicas de Beijing contra el pueblo de Hong Kong”. 

Zhang Jian, director del Departamento de Hong Kong/Macau del Instituto de Estudios Internacionales de Shangai, ofreció una postura contradictoria, diciendo a la VOA que el movimiento independentista de Hong Kong y la participación de “fuerzas extranjeras” hacen que la nueva legislación de seguridad nacional sea urgente y necesaria.

“Las leyes existentes no son suficientes para mantener la seguridad nacional”, dijo. “Por supuesto que el cuerpo legislativo de Hong Kong seguirá ejerciendo su función, pero espero más regulaciones de seguridad nacional del gobierno central en el futuro.”

Apoyo de alto perfil a Taipei

Estados Unidos también mostró su apoyo a Taiwán esta semana al ofrecer felicitaciones de alto perfil a la presidenta de Taiwán Tsai Ing-wen por su inauguración y aprobar una posible venta de armas a la isla frente a la China continental – gestos que han atraído duras críticas de Beijing.

Dirigiéndose formalmente a Tsai como “presidente”, Pompeo se convirtió en el funcionario estadounidense de más alto nivel que ofrece felicitaciones a una presidenta de Taiwán. En el pasado, los altos funcionarios estadounidenses se abstuvieron de hablar para no ofender a Pekín, que no reconoce a Taiwán como país independiente.

ARCHIVO- Durante la campaña, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen aseguró que China estaba intentando influir en los resultados de la elección.

Russell Hsaio, director ejecutivo del Instituto Global de Taiwán, dijo a la VOA que EE.UU. necesitan enviar una fuerte señal de apoyo político a Taiwán en este momento.

“Esta fue probablemente una señal tanto para Beijing como para Taipei”, dijo, “Para lo primero, mientras que Estados Unidos se adhiera a su política de una sola China, Washington no permitirá que Beijing dicte la forma de llevar a cabo las relaciones con un aliado democrático e importante socio de seguridad de los Estados Unidos”.

Un día después de la inauguración de Tsai, EE.UU. aprobaron una posible venta de torpedos de peso pesado a Taiwán en un acuerdo que se estima que cuesta 180 millones de dólares, un gesto que seguramente enojará a Beijing.  

Hsaio dijo que la mejora de los lazos entre EE.UU. y Taiwán es una función de la creciente confianza entre Washington y Taipei.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “https://connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1&version=v4.0”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, “script”, “facebook-jssdk”));

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar