LAS VEGAS – 54 por ciento de los 60 mil miembros del sindicato culinario de Las Vegas son latinos, es decir que estamos hablando de 32.400 empleados que trabajan como mucamas, cocineros, vigilantes, meseros, y crupiers, entre otros. Todos ellos hacen parte de la demanda entablada hoy por la unión sindical en contra de 3 propiedades que hacen parte de las más grandes compañías hoteleras del país.

Geoconda Argüello-Kline, Secretaria-Tesorera del Sindicato Culinario aseguró que las propiedades incluidas en la demanda legal son el hotel Signature de MGM Grand, el Café Sadelle’s ubicado dentro del hotel y casino Bellagio, también propiedad de la empresa MGM Grand, y el restaurante Guy Fieri’s Vegas Kitchen, localizado dentro del hotel Linq, propiedad de Caesar’s Entertainment.

“Vamos a ir a corte y estamos poniendo alegaciones legales contra compañías que están en el Strip y estamos haciendo eso porque nosotros sabemos que desde el 1o de Marzo hasta el día de hoy hemos perdido 19 hermanos y hermanas y también miembros de su familia”, aseguró Argüello-Kline durante la conferencia de prensa transmitida por Zoom.

Una distribuidora de blackjack usa una máscara facial durante la reapertura del hotel-casino The D, en el centro de Las Vegas, Nevada. 4 de junio de 2020

Aunque no se ha confirmado cuántas de esas 19 víctimas mortales del virus eran de origen hispano, sí se sabe que en Nevada los latinos representan el 42 por ciento de los 17.894 contagiados, y que la mayoría de ellos están localizados en el área del Valle de Las Vegas.

Adolfo Fernández, de 51 años era uno de esos empleados contagiados con el virus. Trabajaba para la compañía Caesar’s Entertainment en una de sus propiedades en el área de limpieza. Adolfo fue diagnosticado con COVID-19 el pasado lunes y dos días más tarde falleció.

Aunque ella no es parte de los demandantes, la hija de Adolfo,  Irma Fernández, se unió a los directivos del Local 226 del Sindicato de Trabajadores Culinarios para exigir justicia y para responsabilizar a las compañías propietarias de los hoteles y casinos de la ciudad por  la falta de medidas de prevención. Irma aseguró que su papá se quejó con su jefe de los síntomas que padecía, pero no recibió las instrucciones que deberían haberlo enviado a buscar cuidado médico inmediato.

Pew Center: Los hispanos son los más preocupados por contagiarse de coronavirus en EE.UU.

Contagiarse o contagiar a otros. Dos de las mayores preocupaciones de la población estadounidense. Pero según el centro de investigación Pew Center, los hispanos son los más preocupados con contagiarse. Cuanto menos ingresos tiene el entrevistado, mayor la preocupación.

Según relató, Adolfo comenzó a sentirse mal en el trabajo y le comunicó a su supervisor, quien le dijo que se tomara un descanso para luego volver a trabajar. Esa noche, al llegar del trabajo Adolfo se fue a dormir y despertó en la mitad de la noche con fiebre alta. En menos de 24 horas fue diagnosticado con COVID-19 y 48 horas después falleció.

Tratando de contener las lágrimas, Irma Fernández explicó un poco quién era su padre. “Mi papá fue una buena persona, le ayudaba a todos. El siempre quería pelear por justicia para todos los trabajadores, no solamente para él. El tenía un gran corazón, fue una gran persona, un gran amigo, un gran padre, y un gran abuelo“ dijo Irma. “Las compañías tienen que proteger a sus empleados mucho más porque todos tenemos familia, igual como ellos, y yo no quisiera ver a otras personas sufrir como estamos sufriendo yo y mi familia. Mi papi se enfermó lentamente y murió, y es algo muy duro, y yo sé que hay muchísima gente que tiene familia que cuidar y por eso estoy aquí, pidiendo justicia para toda la gente. Tienen que cuidar a la gente, todos somos humanos, toda la gente importa, y por eso yo estoy aquí, hablando y peleando por todas las vidas de la gente, no solamente en la memoria de mi papi”, puntualizó.

La demanda, de acuerdo con el sindicato, busca que los hoteles y casinos implementen todas las medidas y protocolos de seguridad que eviten la propagación del virus entre sus empleados, pues según el testimonio de otros miembros de la unión sindical presentes durante el anuncio, estas empresas ignoran los procedimientos básicos al enterarse de que un trabajador ha dado positivo a la prueba del COVID-19. Según explicaron, ni se cierra el área donde trabajaba el empleado infectado, ni se le hace limpieza profunda, ni se le avisa a sus compañeros de lo sucedido. El día laboral, dicen, continúa como si nada hubiera pasado.

El sindicato asegura estar recolectando toda la evidencia necesaria para ir a corte a demostrar que las empresas demandadas han ignorado todas las normas de sanidad y adicionalmente los acuerdos a los que habrían llegado con el mismo sindicato antes de que se diera la autorización de reapertura de los casinos el pasado 5 de Junio.

La demanda será radicada por medidas cautelares bajo la Ley de Relaciones Laborales y de Gestión y sus estatutos sobre condiciones laborales peligrosas, y de acuerdo con Argüello-Kline la acción legal es apenas el comienzo de los esfuerzos legales que el sindicato tiene planeados para garantizar que los empleados cuenten con las medidas de seguridad necesarias para trabajar.