Junto con su filial holandesa GroenLeven, la compañía ha instalado 2,7 MW de energía fotovoltaica semitransparente en 3,2 hectáreas de cultivos de frambuesas.

La energía solar fotovoltaica y la agricultura pueden coexistir creando una verdadera relación simbiótica. Esto se está demostrando en Europa mediante proyectos pequeños y grandes, decididos a optimizar los rendimientos agrícolas y a proporcionar una nueva fuente de ingresos para las empresas.

Uno de los precursores en este campo es la empresa BayWa r.e. que construyó la mayor planta agrofotovoltaica de Alemania en 2016. Estamos hablando del proyecto piloto de la comunidad agrícola Demeter en Heggelbach. Allí, hace cuatro años, se instalaron 194 kW de paneles solares a una altura de unos 5 metros sobre el nivel del suelo, bajo los cuales crecían el apio, las patatas y el trigo de invierno. En sólo un año, los rendimientos aumentaron entre un 3% y un 12%.

El éxito llevó a la compañía a replicar su modelo AgriPV en otros lugares de Europa, rompiendo su propio récord.

Junto con su filial holandesa GroenLeven, BayWa construyó una nueva megaplanta agrofotovoltaica en la granja de Piet Albers en Babberich (Países Bajos). La instalación batió el récord alemán con una potencia de 2,7 MW.

La granja ha instalado 10.250 paneles solares en 3,2 hectáreas de cultivos de frambuesas; una capacidad lo suficientemente como para satisfacer el consumo de electricidad de 1.250 hogares.

Sin embargo, incluso en este caso, la producción de energía no es la única ventaja a la que apunta la iniciativa.

Un cuidadoso monitoreo durante el estudio piloto ha demostrado que el clima bajo los paneles solares es en realidad más estable que los tradicionales arcos de plástico. Los módulos dan como resultado una temperatura más baja y favorable, lo que protege mejor a los cultivos contra las inclemencias del tiempo.

Stephan Schindele, director de producto de AgriPV en BayWa re.

La revolución de AgriPV.

La planta holandesa requería una planificación cuidadosa. La estructura obviamente no tenía que oscurecer completamente los cultivos para permitir que pudieran crecer.

Por esta razón, BayWa diseñó un módulo fotovoltaico semitransparente único que permite que parte de la luz llegue a las plantas, a la vez que protege a la cosecha del granizo, la lluvia fuerte y el calor.

Además de la energía agrofotovoltaica de la granja de Piet Albers, GroenLeven colaboró con la Universidad de Wageningen para estudiar otros cuatro proyectos de prueba relacionados con el cultivo de grosellas rojas, arándanos, moras y fresas.

Nuestro nuevo estudio estudiará el efecto de los paneles solares en estas frutas y los sensores monitorearán el clima bajo los módulos. Además, vigilaremos constantemente la salud de las plantas y el crecimiento de los frutos.

Stephan Schindele.

El sistema AgriPV, aclara la empresa, no es actualmente adecuado para todos los países, pero la creación de espacio para la energía fotovoltaica, sin convertir las tierras agrícolas, es un desafío clave que BayWa seguirá persiguiendo.

Más información: www.baywa-re.com

Comentarios

comentarios

EcoInventos Telegram
Newsletter EcoInventos
Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!