La pasajera grabó al taxista mientras se tocaba sus partes íntimas en el vehículo que conducía por las calles de la capital antioqueña.

Un grave caso de injuria por vías de hecho se registró este domingo en un taxi de Medellín. La pasajera que sufrió el caso narró lo sucedido después de que abordara el vehículo de placas TSE 784, en la glorieta de la Avenida 80 con Colombia.

La mujer narró que, al momento de parar el vehículo, el taxista le pidió que se hiciera en la silla del copiloto, pues las sillas traseras estaban «engrasadas». La mujer aceptó y durante una parte del recorrido, no notó nada extraño.

En un momento volteó a mirar y se encontró con que el taxista se estaba masturbando mientras conducía. Cuando este se dio cuenta de lo que pasaba, aseguró las puertas del taxi y empezó a ofrecerle dinero para que le dijera qué color de ropa interior tenía puesta.

La mujer se negó, por lo que el conductor empezó a tocarle las piernas y a intentar manosearla. Solo se detuvo cuando, cerca ya de su destino en el barrio Nuevo Occidente, la mujer intentó llamar a la Policía. Ahí el taxista fingió que se varaba, por lo que la mujer aprovechó para salir corriendo.

La mujer denunció el caso en redes sociales, donde otros usuarios le brindaron apoyo y rechazaron al conductor.

Fuente, Publimetro

Fuente