• Con esta inversión se ejecutará un proyecto entre el Gobierno Nacional y FAO que favorecerá a las familias campesinas del municipio, entre ellas, miembros de las comunidades indígenas Sikuani y Jiw.

  • Este proyecto permitirá cumplirles a las comunidades a través de la materialización de las iniciativas que fueron propuestas en los PDET por los actores de este territorio.

  • Se trabajará en tres ejes: el fortalecimiento de las instituciones territoriales; la potencialización de la producción y comercialización de los productos para promover el patrimonio alimentario, la seguridad alimentaria y nutricional, apuestas productiva generadoras de ingresos y un plan de gestión ambiental; y el desarrollo de prácticas culturales y el trabajo colectivo.

La Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo donó 8.846 millones de pesos para que sean invertidos en Mapiripán, Meta, un municipio PDET. Con estos recursos, el Gobierno Nacional, en cabeza de la Consejería para la Estabilización y Consolidación y la Agencia de Renovación del Territorio (ART) de la mano de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ejecutarán un proyecto que tiene como objetivo el desarrollo sostenible de esta región mediante la reactivación económica y la integración social.

El gobierno del Presidente Iván Duque tiene como objetivo sacar adelante de manera colectiva los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial. Esto no es un invento de los que estamos aquí, sino que hicimos el ejercicio de preguntarle a las comunidades qué necesitaban y por eso estamos seguros que los PDET son un éxito. Además, son clave para la Política de Paz con Legalidad para alcanzar la estabilidad del país. Con los PDET nos vamos a encargar conjuntamente que la violencia en estos territorios no vuelva a repetirse” explicó el consejero para la Estabilización y Consolidación, Emilio Archila, en el evento virtual que se llevó a cabo para dar inicio con el desarrollo de este proyecto.

Esta inversión favorecerá a las familias campesinas que habitan en esta región, quienes en su gran mayoría viven en el sector rural, entre ellos, miembros de las comunidades indígenas Sikuani y Jiw.

Vamos a trabajar de manera articulada, para remar en la dirección de la integración, la pacificación y hacer de Mapiripán un municipio modelo para los PDET. Con este proyecto no solamente vamos a ver cambios sino una verdadera transformación. Nuestra meta es que la seguridad alimentaria sea una realidad para cada una de las personas que viven allí, que no falte alimento para nadie, y alimento de calidad; así como la generación de empleo. Agradezco además de los esfuerzos que estamos realizando con Finagro y el Banco Agrario quienes colocarán unos recursos para fortalecer la cadena de producción”, aseguró presentante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para Colombia, Alan Jorge Bojanic.

Este convenio entre el Gobierno Nacional y la FAO busca el desarrollo sostenible en esta región a través de tres ejes de trabajo: el fortalecimiento de las instituciones territoriales; la potencialización de la producción y comercialización de los productos para promover el patrimonio alimentario, la seguridad alimentaria y nutricional, apuestas productiva generadoras de ingresos y un plan de gestión ambiental; y el desarrollo de prácticas culturales y el trabajo colectivo.

Consideramos que un elemento fundamental para una paz duradera es eliminar las brechas sociales y económicas de los 170 municipios más afectados por la violencia y la pobreza. Mapiripán es uno de los municipios PDET más afectado históricamente por la violencia y es evidente que necesitan un firme apoyo por parte de la comunidad internacional. Esperamos que este sea un modelo replicable donde el sector privado, sector público y la sociedad civil rediseñen un modelo productivo de desarrollo más participativo y sostenible” señaló el Embajador de Italia, Gherardo Amaduzzi.

Asimismo, este proyecto permitirá cumplirle a las comunidades a través de la materialización de las iniciativas que fueron propuestas en los PDET por los actores de este territorio, las cuales están enmarcadas en los pilares de: ordenamiento social de la propiedad rural y uso del suelo; infraestructura y adecuación de tierras; reactivación económica y producción agropecuaria; sistema para la garantía progresiva del derecho a la alimentación; y reconciliación, convivencia y construcción de paz.

Quiero exaltar la labor que está realizando el consejero Archila en compañía del director de la Agencia de Renovación del Territorio, Juan Carlos Zambrano. El enfoque que tiene los PDET y el beneficio para nuestro departamento ha sido enorme, este debería ser un modelo que se replique en todo el territorio nacional, porque nos permite identificar de manera certera las necesidades de las comunidades. Además, es fundamental la articulación institucional para generar proyectos integrales y sostenibles, por eso desde la Gobernación del Meta cuentan con toda nuestra disposición y apoyo con los PDET”, agregó el secretario de Agricultura de la Gobernación del Meta, Julio Romero.

Con este proyecto se espera poner en marcha programas de producción, distribución, consumo, aprovechamiento e inocuidad alimentaria; implementar una estrategia de comercialización de la Agricultura Campesina, Familiar y Comunitaria (ACFC), mediante los mercados campesinos que incluya espacios estratégicos para la venta y el intercambio de bienes y servicios agropecuarios, y una estrategia que fomente el desarrollo de la Política Pública de Agricultura Campesina.

Hace más de 10 años llegamos a Mapiripán para generar mejores oportunidades de vida en este territorio. Diseñamos un proyecto agroindustrial sobre los ejes de estabilidad, buenas prácticas ecológicas y con respeto a los ecosistemas. Hemos logrado 700 trabajos directos, de los cuales 100 son exclusivos para las comunidades indígenas, además de 1.500 empleos más de manera indirecta. Creamos un protocolo de comunicación con las comunidades indígenas para respeta sus costumbres ancestrales, tenemos una fundación para que las personas sean protagonistas en sus territorios; y además construimos una empresa que genera energía eléctrica para todo el casco urbano. Seguimos reafirmando nuestro compromiso con Mapiripán”, señaló el director de Poligrow, Carlo Vigna.

También se construirá una red de apoyo subregional a la asociatividad campesina y comunitaria, que incluya programas de capacitación y extensión rural integral y fortalezca la comercialización directa y las compras públicas.

Este evento virtual contó con la participación del consejero Presidencial para la Estabilización y Consolidación, Emilio Archila; el director de la Agencia de Renovación del Territorio, Juan Carlos Zambrano; el embajador de Italia en Colombia, Gherardo Amaduzzi; la embajadora de Colombia en Italia, Gloria Isabel Ramírez; el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para Colombia, Alan Jorge Bojanic; el director de Poligrow, Carlo Vigna; el secretario de Agricultura de la Gobernación del Meta, Julio Romero; y la alcalde encargada de Mapiripán, María Consuelo Molano.