Científicos estadounidenses dicen que han aislado partículas infecciosas del coronavirus a una distancia de hasta 4,8 metros de los pacientes hospitalizados.

Los científicos dijeron que la distancia de 2 metros ampliamente aceptada que se recomienda para observar el distanciamiento social proporciona una «falsa sensación de seguridad» y podría resultar en que grandes grupos de personas estén expuestas a la enfermedad. 

El estudio, realizado en la Universidad de Florida Health Shands Hospital, no ha sido revisado por pares.

Una prueba de saliva para detectar COVID-19 que fue desarrollada por Yale y pagada por la NBA(Asociación Nacional de Baloncesto de EE.UU.) obtuvo el sábado la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés) para uso de emergencia.

SalivaDirect, la quinta prueba de saliva aprobada por la FDA para la enfermedad, usa saliva de personas que piensan que tienen el coronavirus, dijo la agencia.

La prueba se considera un resultado más rápido en menos de 24 horas; más barato, alrededor de $ 10; más simple, usa saliva; y menos invasivo, sin frotis por la nariz. Y puede utilizar varios reactivos fácilmente disponibles.

La NBA y la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto se asociaron con la Escuela de Salud Pública de Yale en junio, dijo la escuela, y ha utilizado SalivaDirect para evaluar a jugadores, entrenadores y personal asintomáticos de varios equipos.

La aprobación de la nueva prueba se produce cuando el número de pruebas de coronavirus confirmadas realizadas en EE.UU. cada día ha disminuido por primera vez, a pesar de las llamadas de algunos funcionarios federales y de salud pública para aumentar significativamente las pruebas en el país, que continúa liderando el mundo en infecciones y muertes por COVID-19.

Las cifras del Proyecto de seguimiento COVID, que se describe a sí mismo como “un esfuerzo colaborativo de voluntarios” para rastrear el brote en el país, muestran que las pruebas diarias reportadas han tendido a disminuir durante gran parte de las últimas dos semanas.

Las estadísticas del proyecto, una fuente de información ampliamente utilizada por la Casa Blanca y otros, muestran que alrededor de 733.000 personas en EE.UU. han sido evaluadas diariamente en agosto, menos de las 750.000 del mes anterior. El promedio de siete días se desplomó a 709.000 el lunes antes de subir poco a poco al final de la semana.

Personas caminan por la zona de bares de la Universidad de Alabama, el 15 de agosto de 2020. Más de 200.000 estudiantes regresaron por primera vez desde las vacaciones de primavera, con estrictas medidas para limitar el contagio del coronavirus.

La disminución, que se produjo después de meses de aumentos en las pruebas, puede estar relacionada al hecho de que menos personas buscan pruebas, ya que los casos confirmados se han estabilizado luego de los picos este verano y la gente ha optado por no hacerse pruebas debido a los largos tiempos de espera y las demoras en obtener resultados.

Hasta el domingo por la mañana, había más de 21 millones de casos de COVID-19 en todo el mundo, según la Universidad Johns Hopkins. 

Más de 5,3 millones de casos se registraron en EE.UU., seguido de Brasil, con 3,3 millones.

India dijo el domingo temprano que tenía 63.490 nuevos informes de casos de COVID-19 en un período de 24 horas, con 944 muertes.

India ha registrado más de 2,5 millones de infecciones y casi 50.000 muertes por coronavirus, según la Universidad Johns Hopkins.

Texas, uno de los estados del sur de Estados Unidos más afectados por el coronavirus, ha visto caer su número promedio de pruebas diarias en casi un 9% desde fines de julio, según The COVID Tracking Project.

Si bien Texas ha logrado algunos avances contra el brote, las muertes siguen siendo altas, un promedio de 210 por día o más en los últimos 14 días, y el promedio móvil de personas que dan positivo por coronavirus es del 16%. Esa tasa de positividad podría ser una señal de que no se están realizando suficientes pruebas. 

Una tasa de menos del 10% es un indicador de pruebas sólidas, dicen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Una visitante con una mascarilla camina cerca de una pancarta que muestra las precauciones contra el coronavirus en el Palacio Gyeongbok, uno de los monumentos más conocidos de Corea del Sur, en Seúl, Corea del Sur, el domingo 16 de agosto de 2020.

En Corea del Sur, se anunciaron restricciones de distanciamiento social más estrictas el sábado en Seúl y las áreas circundantes, donde los casos de coronavirus han aumentado después de que los esfuerzos exitosos para contener su propagación. A partir del domingo, las discotecas, cines y otros lugares de alto riesgo estarán cerrados si no se hacen cumplir las medidas preventivas.

En España, decenas de personas en la comunidad de Torre Baro de Barcelona se sometieron a pruebas de detección de COVID-19 el sábado después de un aumento en los casos en el barrio de clase trabajadora. Los funcionarios de salud esperan identificar casos asintomáticos en las áreas más afectadas para romper cualquier cadena de transmisión.

Además, en Italia, el crucero MSC Grandiosa comenzará un viaje al Mediterráneo el domingo, después de que la nave y otros cuatro cruceros estuvieran inactivos por la pandemia de coronavirus en Civitavecchia, uno de los puertos más activos del mundo.

Los cinco barcos pueden albergar un total de 26.000 personas. Los otros cuatro barcos también reanudarán sus operaciones pronto, posicionando a Italia como el epicentro de un esfuerzo por reanudar los cruceros en todo el mundo.