SAN SALVADOR – La Iglesia católica salvadoreña anunció el domingo que iniciará la reapertura gradual de sus templos a partir del 30 de agosto tras constatar una disminución de los contagios del nuevo coronavirus.

La noticia la dio el arzobispo capitalino José Luis Escobar Alas durante una misa en la catedral de San Salvador. Señaló que será una reapertura paulatina cumpliendo el protocolo aprobado por la Conferencia Episcopal y siguiendo todas las medidas de bioseguridad ordenadas por las autoridades de salud.

Explicó que cada obispo, si lo considera conveniente, dictará normas propias para algunos templos de acuerdo a las circunstancias particulares del lugar.

Debido a la pandemia, la Conferencia Episcopal de El Salvador ordenó el cierre de todos los templos a mediados de marzo y la cancelación de celebraciones públicas de la Semana Santa y las del Divino Salvador del Mundo la primera semana de agosto. Ambas se conmemoraron de forma virtual.

«La pandemia del coronavirus ha dejado una estela de sufrimiento, dolor y muerte. Por eso una vez más, les expresamos nuestra cercanía en este momento difícil», agrega un comunicado leído por el arzobispo.

Según informes del Ministerio de Salud, en los últimos seis días El Salvador ha registrado una tendencia a la baja de casos de coronavirus después de que el domingo 9 de agosto alcanzó el pico más alto con 449. El sábado se reportaron 293 nuevos contagios.

Ante la ausencia de una normativa decretada por la Asamblea Legislativa —la única instancia capaz de ordenar las reaperturas según fallos de la Corte Suprema de Justicia— si al 23 de agosto no se ha logrado un acuerdo entre los diputados y el gobierno, los actores económicos y la población van a tener que apegarse voluntariamente a la nueva normalidad de actividades, según expertos.

«Ya todo lo que suceda en adelante tendría que ser una cuestión de autoregulación de las empresas y de las personas», explicó a The Associated Press el abogado Eduardo Escobar, de la organización no gubernamental Acción Ciudadana.

El Salvador acumula hasta el momento casi 23.000 casos de coronavirus y 612 fallecidos.