El nuevo coronavirus ha traído consigo otro problema en Nicaragua que no es sanitario, sino ambiental, aseguran activistas y expertos que critican la forma en que la ciudadanía se deshace de los desechos derivados para combatir la pandemia.

Mascarillas, guantes, pedazos de tela y botellas vacías de alcohol son comunes en sitios como las terminales de buses, calles principales y alcantarillado de Managua y del resto del país.