La canciller alemana Angela Merkel urgió el martes a sus conciudadanos a usar mascarillas y acatar las normas de distanciamiento social y otras normas de prevención ante el COVID-19 si es que desean que algún día se levanten las restricciones en ese país.

Hablando con reporteros en Dusseldorf, donde asistió a una reunión del gabinete estatal de Rhine-Westphalia, Merkel dijo que el número de nuevos casos en Alemania se ha duplicado en tres semanas y que eso no puede continuar.

Señaló que el repunte posiblemente se debe a que las personas han empezado a viajar durante las vacaciones del verano y ha habido más interacciones. Merkel dijo que no puede levantar restricciones por el COVID-19 con un aumento en las nuevas infecciones por lo que instó a la población a respetar las normativas vigentes.

«Si los números de infecciones se reducen, entonces podremos reabrir nuevamente”, dijo Merkel. “Si bajan o si suben, ustedes tendrán que considerar lo que será necesario hacer”.

Merkel dijo que conversó sobre la pandemia con el Gabinete estatal. Los 16 estados de Alemania, en gran medida establecen sus propias reglas, resultando con frecuencia en una ensalada de regulaciones regionales que han ocasionado confusión y frustración en un país de 83 millones de habitantes. Merkel dijo que preferiría un enfoque más uniforme.

La agencia de control de enfermedades de Alemania reportó el martes 1.390 nuevos casos confirmados de coronavirus.