Los países que ponen sus propios intereses sobre los intereses de los demás para tratar de asegurarse grandes cantidades de una posible vacuna para el coronavirus están empeorando la pandemia, dijo este martes el director de la Organización Mundial de la Salud, OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En una conferencia virtual desde la sede de la OMS en Ginebra, Suiza, Tedros criticó la estrategia nacionalista actual de los gobiernos con la vacuna, y dijo que “nadie estará seguro hasta que todos estén seguros”.

El jefe de la OMS insistió en el proyecto COVAX para distribuir una vacuna equitativamente en todas partes del mundo y explicó que había enviado una carta a todos los miembros de la organización para que se unan a este esfuerzo.

COVAX es una iniciativa internacional lanzada en abril y concebida para coordinar los avances en una vacuna para el coronavirus y asegurar el acceso de todos los países a la misma.

La meta es tener 2.000 millones de vacunas para finales de 2021, según dijo hace tres semanas Seth Berkley, director de GAVI, la Alianza para la Vacuna, uno de los socios de COVAX.

Por otro lado, la epidemióloga de la OMS María Van Kerkhove, dijo que los investigadores aún están aprendiendo cuál es la fortaleza de la respuesta inmunológica al coronavirus y cuánto dura.

También advirtió que las personas jóvenes no son invencibles y que muchos terminan en las unidades de cuidado intensivo de coronavirus, y que si el virus está circulando en una comunidad existe una posibilidad de que pueda entrar en el sistema escolar.

Al respecto, el director regional para el Oeste del Pacífico de la OMS, Takeshi Kasai, dijo que la pandemia está siendo impulsada en la actualidad por personas en sus 20, 30 y 40 años, muchos de los cuales no saben que están infectados y representan un peligro para los grupos vulnerables.

Esta tendencia es más peligrosa en áreas densamente pobladas con sistemas débiles de atención de la salud.

Más de 21,9 millones de personas han contraído el coronavirus en todo el mundo y 774.661 han fallecido de COVID-19, según cifras de la Universidad Johns Hopkins.