“Son venezolanos. Los identifiqué por el acento y la pinta”, denunció un residente del barrio El Triunfo de Yopal, que fue herido con navaja por los apartamenteros que trataron de ingresar a su vivienda el pasado sábado 15 de agosto.

Se suponía que había toque de queda y que los buenos ciudadanos cumplían el decreto de quedarse resguardados en su casa. Pero infortunadamente los delincuentes, en este caso venezolanos, a quienes parece que ‘no los rige el decreto ni el pico y cédula’, quisieron robarlo como si nada.

“Eran como las 8 y 30 de la noche cuando tres hombres entre los 20 y 30 años intentaron meterse a mi casa a robar. Llevaban armas blancas y en mi reacción por defender a mi familia y mis bienes actué en defensa propia”.

“No permití que atentaran contra nosotros, pero sin embargo me propinaron 5 heridas con arma blanca, una de ellas con una navaja”.

“Sus palabras atemorizaban y como pude grité para que me escucharan los vecinos: ¡ladrones, ladrones! Los tipos emprendieron la huida, dejando botada la navaja y una bicicleta que traían: no sé si para movilizarse o la habrían robado por aquí cerca”.

La alerta corrió en el barrio y cuando llegó la Policía, ya no había rastros de los delincuentes.

Las heridas aunque fueron leves, tuvieron que ser suturadas y el agredido debió permanecer bajo cuidado médico en el hospital desde la noche del sábado (15 de agosto) hasta la tarde del domingo (16 de agosto).

La navaja, con la que presuntamente lo hirieron

No es la primera vez que ocurren estos hechos en este sector del barrio El Triunfo. Cuentan los vecinos que lastimosamente se ha convertido en una guarida de ladrones de bolsos y celulares y de raponeo.

“Ya no podemos estar tranquilos. La calle 26B, detrás del colegio Carlos Lleras, es un sector de expendedores y atracadores”.

Esquina calle 26B con 29A en El Triunfo

La esquina de un lote de la calle 26B con 29A, es un sitio peligroso utilizado por los delincuentes para atracar y es un punto de referencia para el expendio de drogas, donde se pasean los drogadictos. “Es una olla de vicio, la cual la gente no denuncia por temor a represalias”

“Aquí no hay cámaras de seguridad, falta iluminación y más presencia de las autoridades”.

 

Fuente