MANAGUA, NICARAGUA – La Organización Panamericana de la Salud (OPS) reiteró el martes sus advertencias a Nicaragua sobre las consecuencias de relajar las medidas preventivas contra el COVID-19 y cómo eso puede acelerar el ritmo de los contagios.

El gobierno de Nicaragua ha sido criticado en varias ocasiones por lo que organismos internacionales y el gremio médico local ha catalogado como una relajada postura ante la pandemia, teniendo en cuenta que las autoridades no han seguido la mayoría de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, como el cierre de fronteras y colegios, ni la cancelación de eventos multitudinarios.

Por el contrario, eventos como fiestas patronales, ferias, show de títeres, exposición de automóviles, inauguración de campeonatos y hasta la final de béisbol han tenido lugar con la regularidad de siempre en Nicaragua, en momentos en que países de la región y el mundo ordenan cuarentenas para poner freno a la pandemia del COVID-19. 

El director de Emergencias en Salud de la OPS,  Ciro Ugarte, dijo durante la conferencia semanal que realiza este organismo, que Nicaragua no debe bajar los brazos en su lucha para contener la pandemia. 

“El no cumplir con las medidas de distanciamiento, sobre todo en condiciones donde hay una aparente baja de los números de casos puede luego contribuir en un incremento masivo de casos con una implicación directa en la mortalidad, porque los servicios de salud se saturan en muy corto plazo”, dijo Ugarte. 

La OPS advirtió además al gobierno de Daniel Ortega sobre los riesgos del incremento de actividades públicas en el país argumentando que este tipo de escenario es propicio para un rebrote de contagios del COVID-19.

Los desechos de la pandemia: un problema ambiental en Nicaragua

El nuevo coronavirus ha traído consigo otro problema en Nicaragua que no es sanitario, sino ambiental, aseguran expertos que critican la forma en que la ciudadanía se deshace de los desechos derivados para combatir la pandemia.

El gobierno de Nicaragua promovió el pasado fin de semana más de 3.000 actividades de participación masiva, pese a que el gremio médico ha reiterado que la pandemia no está controlada.

La doctora Zoila Castro, especialista en epidemiología e integrante de la Unidad Médica Nicaragüense, señaló que la población está descuidando las medidas de protección.

“Mientras continuemos pensando a mi no me va a dar, vamos a ser del grupo del bolsón que va a continuar afectando a la población.  A nivel internacional la pandemia continúa activa, a nivel internacional la pandemia es un problema de salud, debemos seguir protegiéndonos y tomando las medidas», dijo Castro. 

El Ministerio de Salud sigue reportando un número de casos, pero médicos independientes sostienen que esas cifras no reflejan la realidad. Hasta el martes, las autoridades de Nicaragua habían reportado un total de 4.311 casos de contagio y 133 muertes debido al nuevo coronavirus.

Nicaragua premia a trabajadores de salud afines al gobierno pese a denuncias del sector

En el acto se encontraban dos funcionarios sancionados por Estados Unidos.