Árbol de té, uno de los antisépticos naturales más potentes que podemos encontrar en la naturaleza, antifúngico y antibiótico.