----------------------------------------------------------------------------------------------------

Si tienes un vehículo de combustión interna pero quieres unirte a la revolución eléctrica, tienes dos opciones. Diseñar un cambio a tracción eléctrica, lo que implica horas y horas de difícil conversión, o comprar un nuevo coche eléctrico. Ahora, si vives en Francia, tienes una tercera opción. Transition One cogerá tu coche actual, quitará el motor de combustión interna, lo reemplazará con baterías y un motor eléctrico, y te lo devolverá en unas 4 horas.

La primera pregunta que alguien se hará es, “OK, eso suena interesante. ¿Cuánto cuesta hacer esto?

La respuesta es alrededor de 8.500 dólares en números redondos. Pero espera. El proceso esta certificado por el gobierno francés, lo que puedes tener acceso a las ayudas para compras de vehículos eléctricos, que pueden reducir el coste total a alrededor de 5.500 dólares.

Una vez que el proceso se ha completado, tendrás un coche 100% eléctrico, incluyendo una gran reducción de los costes de mantenimiento y de combustible. Recuerda que la gasolina cuesta mucho más en Europa que en los Estados Unidos.

Transition One estima que la conversión se amortiza en unos 4 años, dependiendo del uso del vehículo. La autonomía después de la conversión debería ser superior a 160 km.

Conduciendo un coche eléctrico reducirás las emisiones contaminantes. La empresa estima que por cada 10.000 kilómetros conducidos con un coche eléctrico en lugar de con uno de combustión interna, se emite una tonelada de dióxido de carbono menos a la atmósfera.

¿Lo mejor del sistema? Te quedas con tu viejo coche, que obviamente te encanta porque, si no, ¿por qué harías esto?

La idea es encontrar apoyo de Solar Impulse, la Fundación que está detrás de la primera vuelta al mundo en un avión solar.

El sistema es ideal para pequeños coches con motor delantero. El motor, la transmisión y toda la suspensión delantera, incluyendo los frenos, están montados en un sub-bastidor. En la línea de ensamblaje, todo el sub-chasis se introduce en el coche desde abajo y se fija al chasis con 4 tornillos. Quita esos 4 pernos y el conjunto saldrá para que se pueda trabajar en él fácilmente. Quitar el viejo el motor y la transmisión, poner el motor eléctrico con el BMS y el inversor, meterlo todo de nuevo en el coche y ya está. Quita el tanque de gasolina, cambia la batería, conecta algunos cables y listo…

Actualmente, Transition One afirma que puede convertir estos coches convencionales a eléctrica – Renault Twingo II, Fiat 500, MINI, Volkswagen Polo, Toyota Aygo, Citroën C1, Peugeot 107, Renault Clio 3, Peugeot 207, Citroën C3, Dacia Sandero, Renault Kangoo, Citroën Berlingo, y el Peugeot Partner.

La transición también añade conectividad. Los conductores pueden saber la duración de la batería y el estado de carga de sus smartphones. Incluso pueden usarlo para encontrar dónde dejaron su coche aparcado.

YouTube

¿Esta sistema tiene futuro? Si tienes un coche de dos años, tal vez no tenga sentido. Si tu coche ya tiene 10 años y 200.000 km, tal vez no. Aún así, es una idea interesante. Ten en cuenta que en poco tiempo habrá pequeños coches eléctricos a precios asequibles. Los precios de las baterías siguen bajando. A corto plazo, la adaptación puede ser una opción interesante para cierto tipo de coches, casos muy particulares. A largo plazo, no creo que tenga mucho futuro a gran escala, sólo en caso muy excepcionales.

Más información: transition-one.eu