• En medio de los esfuerzos por impulsar la economía nacional después de los efectos de la pandemia, esta política busca fortalecer las ventas por Internet a través del comercio electrónico. 
  • Este Programa beneficiará al sector empresarial con la capacitación de más de 3.900 mipymes y cerca de 20.000 empresarios y emprendedores en comercio electrónico y en el sector rural se capacitarán cerca de 8.800 productores agropecuarios. 

Las ventas por comercio electrónico en Colombia, que registra un crecimiento este año del 25% frente al 2019 y un crecimiento del 78,5% en el número de transacciones de compra entre enero y julio de 2020, se convertirá en una herramienta clave para reimpulsar la actividad económica tras el impacto de la pandemia, al igual que permitirá elevar la competitividad de los empresarios en el mercado mundial de bienes y servicios. 

Es por esto que el Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES) aprobó un plan de inversiones por $88.339 millones dirigidos a promover en el país la distribución, venta, compra, marketing y suministro de información de productos o servicios a través de Internet. 

El objetivo es la capacitación de más de 3.900 mipymes y cerca de 20.000 empresarios y emprendedores en comercio electrónico. Así mismo preparar en el sector rural a 8.800 productores agropecuarios. 

Según la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico entre 2016 y 2019 el valor de las ventas realizadas y pagadas a través de Internet crecieron 64,6 % y el número de transacciones de compra crecieron 171 % en el mismo periodo. Esto demuestra las importantes oportunidades de crecimiento que es necesario aprovechar en esta materia. 

En general, esta política impulsará estrategias para que cada vez más empresas y ciudadanos en el país adopten y aprovechen los beneficios del comercio electrónico, así como generar mejoras en la cadena de valor para aumentar su eficiencia y un marco institucional que promueva y respalde la innovación en esta materia.  

Otro de los objetivos es aumentar la confianza de los ciudadanos en el comercio electrónico para impulsar su participación en el mismo. Para esto se proponen jornadas virtuales de aprendizaje relacionadas con protección al consumidor electrónico y protección de datos personales en plataformas digitales, el diseño de una guía de protección al consumidor y el desarrollo de estrategias de seguridad y confianza en los pagos digitales. 

Además, se propone definir una agenda de discusión sobre aspectos técnicos, normativos y/o regulatorios de plataformas digitales que ofrecen servicios relacionados con esta materia.  

Finalmente, con esta política también se espera fomentar buenas prácticas en el sector postal y logístico desarrollando un manual para operadores postales y logísticos en materia de comercio electrónico.