La empresa de California Ways2H afirma poder convertir la basura que va a los vertederos en hidrógeno, en una solución de carbono negativo.

Mientras que los sectores de las energías renovables y de los combustibles fósiles han estado luchando para ganar la batalla de cómo producir el hidrógeno más limpio necesario para la transición energética, surge una tercera opción que ofrece una solución carbono negativa: el hidrógeno de la basura.

Ways2H puede coger los residuos sólidos urbanos – la basura de nuestras casas y empresas – así como los plásticos y los residuos médicos peligrosos, y convertirlos en hidrógeno – a un coste mucho más barato que el H2 verde producido a partir de energías renovables por electrólisis.

El coste depende en gran medida de la clase de materia prima que tengamos, pero por lo general ahora nos sentimos cómodos con 5 dólares por kg. Y podemos reducirlo a la mitad, digamos 3 dólares el kilo… en cinco años.

Jean-Louis Kindler, director ejecutivo Ways2H

En comparación, el coste del hidrógeno verde procedente de la energía solar o la eólica cuesta hoy en día unos 11-16 dólares por kg, según Hydrogen Europe, aunque añade que este coste podría reducirse a la mitad para 2023-25.

Podemos suministrar hidrógeno renovable, al igual que el hidrógeno electrolítico alimentado por la energía solar y eólica, pero sin usar el espacio que requieren los paneles solares. Además, nuestra tecnología resuelve otro problema, que es la crisis de los residuos.

Jean-Louis Kindler, director ejecutivo Ways2H

Parte de la razón por la que el coste del hidrógeno de Ways2H es relativamente bajo es que las materias primas son de coste negativo – los municipios pagan a las empresas para llevarse sus residuos.

Esperamos que las tasas de vertido sean de unos 70 dólares por tonelada. Vemos situaciones en California en las que los municipios tienen que pagar más de 100 dólares por tonelada de sus residuos para que sean procesados.

Vi una empresa francesa que había sido multada porque enviaban residuos plásticos de Francia a Malasia. Si quieren deshacerse de estos residuos, tienen que pagar.

Jean-Louis Kindler

Las plantas de Ways2H pueden operar 24 horas al día, 365 días al año – a diferencia de los electrolizadores alimentados 100% por la energía eólica o solar – una eficiencia que contribuye a reducir los costes de producción.

Kindler cree que los residuos pueden algún día proveer un tercio de las necesidades de hidrógeno limpio del mundo.

Otra razón para convertir los RSU, que contienen más del 50% de biomasa, en hidrógeno es que los residuos de los vertederos son una fuente importante de metano, un gas de efecto invernadero que es 84 veces más dañino para el clima que el CO2 en un período de 20 años. El uso de esta biomasa significa que este metano no se liberaría a la atmósfera.

El objetivo es producir hidrógeno a partir de los residuos, y luego capturar y almacenar el carbono, lo que hace que el proceso sea carbono-negativo.

Más información: ways2h.com