La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó una campaña anual cuyo objetivo es ayudar a cien millones de personas a dejar de fumar e hizo un llamado a los gobiernos de todo el mundo para que se aseguren de que sus ciudadanos tengan a su disposición los recursos y herramientas necesarios para ayudarles a renunciar al tabaquismo.

La campaña, ‘Comprométete a parar‘ está enfocada en 22 países, incluyendo Estados Unidos, y se inició oficialmente el martes, de cara al Día Mundial sin Tabaco en mayo del 2021.

Una declaración de la OMS, dijo que dicha campaña tiene por objetivo el crear “ambientes más sanos que conduzcan” a la gente a dejar de fumar.

La OMS espera capitalizar en fumadores que han decidido renunciar desde que empezó la pandemia del coronavirus, creando comunidades de colegas que han dejado de fumar, según la declaración.

Coronavirus lleva a fumadores a dejar el vicio por miedo a complicaciones

Un millón de ingleses dejó de fumar desde enero por miedo a complicaciones con el coronavirus. Los expertos dicen que los fumadores que son hospitalizados tienen menos posibilidades de sobrevivir. Activistas anti-tabaco están presionando a esta industria.

A principios del año, la OMS advirtió que los fumadores estaban en alto riesgo de morir por el COVID-19. Unos 780 millones de fumadores dicen que quieren dejar de fumar, pero solo el 30% tiene acceso a recursos que les ayuden a hacerlo.

El director de Promoción de la Salud, el doctor Ruediger Krech, dijo que las autoridades de salud alrededor del mundo deben tomar ventaja plena de los millones de personas que quieren dejar de fumar en estos momentos. Urgió a los gobiernos a “invertir en servicios para ayudarles a tener éxito” y a “despojarse de la industria tabacalera y de sus intereses”.

La organización está empleando herramientas digitales como el ‘Reto para Renunciar’, en Whatsapp, para proveer apoyo social. También, la OMS tiene trabajadores sociales digitales las 24 horas del día que ayudan a la gente a renunciar, brindando su apoyo y consejos en inglés y próximamente en otros cinco idiomas.

La campaña está alentando iniciativas como “fuertes políticas para cesar el uso del tabaco; aumento del acceso a los servicios para dejar el cigarrillo y aumentar el conocimiento sobre las tácticas de la industria del tabaco”.

El tabaco es un riesgo mayor para enfermedades no contagiosas como enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias y diabetes. Las personas que viven con estas condiciones son más vulnerables ante un caso severo del COVID-19.

“El fumar mata a 8 millones de personas al año, pero si los usuarios necesitan más motivación para dejar el vicio, la pandemia ofrece el incentivo correcto”, dijo el director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus.