La vacuna contra el COVID-19 de Pfizer enfrenta un último obstáculo mientras se apresura a convertirse en la primera con luz verde en Estados Unidos: un panel de expertos que analizará los datos de la compañía en busca de señales de alerta.

La reunión del jueves del panel asesor de vacunas de la Administración de Alimentos y Medicamentos, FDA, es probablemente el último paso antes de la decisión de Estados Unidos de comenzar a enviar millones de dosis de la vacuna, que ha mostrado una fuerte protección contra el coronavirus.

El panel de la FDA funciona como un tribunal científico que analizará los datos y debatirá, en público y en vivo, si la vacuna es lo suficientemente segura y efectiva como para aprobarla para uso de emergencia. Los expertos no gubernamentales se especializan en el desarrollo de vacunas, enfermedades infecciosas y estadísticas médicas. Se espera que la FDA siga los consejos del comité, aunque no está obligada a hacerlo.

Reino Unido estudia posibles reacciones alérgicas a vacuna de Pfizer

Las autoridades sanitarias seguían una recomendación de la Agencia Reguladora de Productos Médicos y de Salud (MHRA, por sus siglas en inglés).

El coronavirus continúa aumentando a nivel mundial

La decisión de la FDA se produce mientras el coronavirus continúa aumentando en gran parte del mundo, cobrando más de 1,5 millones de vidas, incluidas más de 289.000 en EE.UU.

Sobre la reunión hay una advertencia de los funcionarios del Reino Unido de que las personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves no deben recibir la vacuna.

Los funcionarios del gobierno están investigando dos informes de reacciones que ocurrieron cuando el país inició las vacunaciones masivas. Aún así, una recomendación positiva y una rápida aprobación de EE.UU. Parecen casi seguras después de que los científicos de la FDA emitieron una revisión inicial abrumadoramente positiva de la vacuna a principios de esta semana.

La FDA dijo que los resultados del gran estudio en curso de Pfizer mostraron que la inyección, que fue desarrollada conjuntamente con BioNTech de Alemania, fue más del 90% efectiva en personas de diferentes edades, razas y condiciones de salud subyacentes, incluidas la diabetes y la obesidad. No se descubrieron problemas importantes de seguridad y los efectos secundarios comunes relacionados con la vacuna, como fiebre, fatiga y dolor en el lugar de la inyección, fueron tolerables.