La contaminación obligó a que la autoridad ambiental suspendiera vertimientos de Ecopetrol en el afluente.

Funcionarios de Cormacarena y agentes de la Fiscalía, evidenciaron la presencia de residuos de petróleo en aguas del río Guayuriba, situación que obligó a que la corporación suspendiera el vertimiento de 1.564 litros por segundo de aguas tratadas del campo de producción de Acacías, que recoge la disposición de los pozos petroleros Chichimene y Castilla la Nueva.

La medida cautelar sería el inicio de un proceso administrativo que iniciará la autoridad ambiental, al tiempo que la Fiscalía iniciará nuevas indagaciones para establecer posibles delitos ambientales.

Andrés Felipe García Céspedes director de Cormacarena, aseguró que todas las empresas, sin excepción, que laboran en el sector de hidrocarburos, deben cumplir cabalmente con el marco legal ambiental establecido para el desarrollo de su actividad.

Igualmente dijo, que el apoyo de los habitantes del sector de Vegas del Guayuriba ha sido fundamental para tomar este tipo de acciones en pro de la preservación y conservación de los recursos naturales del departamento.

Fuente