Felipe Chávez, director de la obra ‘Florentino y el diablo’, ganadora del concurso de comparsas del Carnaval de Mitos y Leyendas de Villavicencio, criticó duramente a Edith Agudelo, directora de Corcumvi, tras considerar que hubo “falta de legitimidad” en dicho evento y una “mezcla imperdonable de ignorancia, soberbia e improvisación”.

Además, pidió disculpas por la reacción airada que tuvo el viernes 18 de diciembre frente a la directora durante la presentación de las obras ante el jurado, tras levantar la voz en una serie de reclamos contra la logística del concurso.

Las duras palabras de Chávez fueron leídas por él mismo en público durante la ceremonia de premiación realizada hoy en la Biblioteca Germán Arciniegas de Villavicencio, en la que su colectivo fue merecedor de un premio de 40 millones de pesos.

Por su parte, la directora de Corcumvi dijo que respetaba profundamente la libertad de expresión y que responderá hoy mismo cada uno de los temas planteados por el autor de la misiva.

Esta es la carta escrita y leída hoy por Felipe Chávez, la cual fue dirigida a Edith Agudelo, directora de Corcumvi:

“Te escribo después de una noche de reposo, para dejar los argumentos claros, hacer unas propuestas de mejoría y sobre todo para pedirte disculpas públicas por las subidas de volumen de mi voz en los encuentros de ayer, te aseguro que nunca me había pasado y me desconozco en mi reacción. Te presento excusas.

“Sobra decir que me expresaré sobre las situaciones presentadas y no sobre las personas involucradas que evidentemente estaban haciendo su esfuerzo para sacar el evento adelante, pero entenderás que como Directora de la Corporación, asumes los éxitos, los fracasos y cuestionamientos a las acciones de la institución.

“Empiezo por decir que en mis veintidós años de trayectoria artística participando en los eventos más importantes del país, como el Carnaval de Pasto, Carnaval de Barranquilla, Feria de Cali, Festival de la confraternidad amazónica, Desfile de mitos y leyendas de Medellín, Festival Iberoamericano de Teatro e infinidad de desfiles de comparsas y festivales de teatro en Bogotá y en diferentes municipios del país; yo nunca había tenido un enfrentamiento con un funcionario público ni menos con el personal de logística, como ciudadano y como artista nunca me había sentido tan irrespetado como en el evento que realizaste ayer.

“Lo que mal empieza, mal termina. Desde el principio la convocatoria del evento estuvo mal planteada. Poner al sector cultural y a las comunidades a financiar un evento cultural después de un año de crisis, fue una pésima idea. Como viste, desde la comparsa más sencilla requiere una inversión de dinero y recursos, lo que hiciste fue llevar a los grupos culturales a arriesgar sus ahorros de Navidad en una ruleta rusa a ver si lograban recuperar la inversión. Lograste que dieciocho grupos culturales perdieran la inversión de tiempo y dinero y eso no es justo con la base cultural del municipio después de este año tan difícil.

“Poner a competir en la misma categoría a las organizaciones culturales con trayectoria, los grupos comunitarios y las minorías, es una muestra de desconocimiento del sector, pero sobre todo de una falta de sensibilidad social que no es admisible en la dirección de la Corporación que tiene como misión promover la cultura en el municipio.

“Esa actitud de callar las críticas con el argumento de que por primera vez se otorgarían premios de varios millones de pesos, se parece a la del esposo que después de agredir a la esposa le dice: “¿Y usted de qué se queja, si usted no trabaja y yo pongo todo en la casa? ¿Le hace falta techo, le falta comida? Yo aquí pongo la plata, usted no tiene por qué quejarse”. Esa actitud abusiva, como si estuvieras haciendo un favor con el dinero público, es inadmisible en el contexto de una administración municipal que elegimos justamente para cambiar esas prácticas de la cultura regional. Edith, “Villavicencio cambia también contigo”.

“Ya que iniciasen el trabajo público, guarda esta máxima: “La gestión pública no se hace solo con buenas intenciones, se requiere conocimiento, respeto por los recursos públicos y sobre todo empatía con la comunidad”.

“Mi abuela decía que lo grave no era decir mentiras sino creérselas. Creo que debes reevaluar tus juicios sobre lo sucedido:

“En dos semanas no se puede concebir ni producir un carnaval, “como el de Pasto o Barranquilla”, como lo dijiste en el lanzamiento de la convocatoria. Esa desproporción de la afirmación solo demuestra una ignorancia supina.

“No es cierto que el “Carnaval generó más de 600 empleos directos e indirectos”, como lo afirmaste el día de las carrozas. El empleo implica la generación de valor a partir del trabajo y una retribución económica. En este caso los participantes generamos el valor con nuestro trabajo y nuestros medios de producción, la mayoría de los participantes no recibirán ninguna retribución económica y los estímulos económicos no se equiparan con el salario. En síntesis, aquí no hay generación de empleo, sino una premiación a una minoría de los participantes.

“Tampoco es cierto que será la “primera versión y como todo tendrá una evolución con el tiempo”, como afirmaste en un medio de comunicación, de alguna manera anticipando que saldría mal, pero vendrán otras versiones que saldrán mejor. No Edith, no hay oportunidad para ponerse a jugar ni a aprender con los recursos públicos. Hacer las cosas bien es la única opción que tienen los servidores públicos y eso muchas veces exige que busques asesoría en personas que realmente tengan conocimiento y trayectoria en este tipo de procesos para fortalecer tu gestión en la Dirección.

“El desfile no empezó tarde porque faltaban unas comparsas. Esto era un concurso y se debió empezar puntualmente con las comparsas presentes, pero a las 2:00 de la tarde apenas estaban armando las carpas.

“El aguacero no retrasó el evento ni dispersó a las comparsas que nos seguimos presentando o esperando bajo la lluvia incluso con más alegría.

“No es que los participantes no tuviéramos conocimiento de que estamos en pandemia, ni que un decreto presidencial cambiara las condiciones a última hora; es que la Corporación que diriges decidió convocar a un evento masivo en medio de la pandemia y era tu responsabilidad hacerlo dignamente, no a costa de las organizaciones culturales y comunidades de Villavicencio.

“Esa percepción distorsionada que tienes sobre la ejecución del evento coincide con una serie de errores logísticos que solo demuestran improvisación y desconocimiento en la producción de actividades de este tipo, por solo nombrar unos:

“Falta de un texto de presentación del grupo y del montaje para el presentador y para la transmisión en video.

“Falta de batería de baños en el lugar donde más de 500 artistas tendrían que esperar.

“Falta de cuidado en el trato a los jurados, el presentador tuvo que pedir públicamente un tinto para las personas de la tarima.

“Falta de iluminación para un evento que se terminaría en la noche.

“La comunidad de diversidad funcional esperando hasta las seis de la tarde para presentarse, eso es francamente inhumano.

“Es un principio general no cambiar las reglas de juego durante el juego. El error más grave que generó un malestar profundo en los participantes fue creerte con el derecho a cambiar las condiciones de presentación y evaluación de las comparsas en un evento competitivo. Convertiste un “Carnaval” de mitos y leyendas con un “desfile de comparsas” en un triste festivalito de obritas de teatro callejero de cinco minutos. Echaste por la borda la inversión en escenografía, sonido, luces, carros que varios grupos llevaron y no pudieron presentar en la cancha.

“Le quitaste legitimidad al concurso por una mezcla imperdonable de ignorancia, soberbia e improvisación. Convocaste a un concurso en unas condiciones y pusiste al jurado a evaluar otro formato en otras condiciones. Nuevamente, eso no es justo con los grupos y las comunidades que financiamos este evento.

“El decreto presidencial que salió varias semanas antes del desfile, no es excusa válida para no haber convocado a los directores a una reunión de urgencia un par de días antes en el que entre todos pudimos proponer soluciones o por lo menos haber sido informados de las condiciones de presentación y juzgamiento.

“Mi opinión es que poniendo la tarima de jurados junto a la carretera y unas vallas que ayudaran a dispersar el público a lo largo del recorrido, hubiera evitado la aglomeración y las comparsas se hubieran visto en su desfile con normalidad. Desnaturalizaste la naturaleza del desfile, cambiaste las condiciones de evaluación y no resolviste el problema de la aglomeración.

“En resumen, tomaste una pésima decisión cuyas consecuencias pagamos nosotros los participantes. Pasar por encima de los participantes solo porque tú eres la directora, no se compadece con la dedicación, el esfuerzo, la inversión de recursos y la ilusión que teníamos los participantes; más que una disculpa esperamos un redireccionamiento estratégico de Corcumvi de la mano con la base cultural municipal no de espaldas a nosotros.

“Edith, no sobra recordarte que Corcumvi no es una ONG que un privado dirige a su antojo, esta Corporación administra la política cultural del municipio y eso no se puede hacer de espaldas a los artistas y cultores. Solo se puede convertir a Corcumvi en la “casa de los artistas” empezando por el respeto a los artistas, cultores y comunidades.

“En resumen, el decreto nacional se emitió varias semanas antes del desfile, lo que daba tiempo para hacer un mejor diseño del evento, debiste informar las condiciones de participación y evaluación a los participantes con un par de días de anticipación, incluso nos pudiste haber hecho partícipes de esas decisiones, pero no tenías el derecho a cambiar las condiciones de evaluación y ni imponer tu criterio con semejante autoritarismo.

“Reiterando mi presentación de excusas por el alegato de ayer, te invito a que saques grandes aprendizajes de esta experiencia, a que busques asesoría para los temas que no conozcas, a que cuentes conmigo y con muchos otros artistas de trayectoria que queremos una ciudad con más escenarios para la cultura y fundamentalmente a que valores la calidad y cantidad de propuestas que se presentaron sin inversión pública, eso da cuenta de la vitalidad del movimiento cultural municipal.

“Allí hay una oportunidad donde tu intervención desde la dirección de Corcumvi puede contribuir al desarrollo social de Villavicencio y a la consolidación del Plan de Desarrollo “Villavicencio cambia contigo”, con el cual estamos comprometidos.

“Con todo mi respeto,”

FELIPE CHÁVEZ G.
Licenciado en filosofía pensamiento político y económico
Licenciado en artes plásticas
Magíster en creación de guiones audiovisuales

Fuente: Agenda Hoy