La propagación de una cepa nueva de coronavirus en Reino Unido ha encendido las alarmas a nivel mundial. La mayor capacidad de contagio de esta mutación es lo que ha provocado que países de Latinoamérica hayan cerrado sus fronteras.