El Gobierno de Costa Rica espera que el país genere más del 99% de su energía eléctrica a partir de recursos renovables en 2020.

Eso significa que Costa Rica habrá funcionado con más del 98% de energía limpia durante seis años consecutivos, según datos del Centro Nacional de Control de Energía (CENCE).

En 2020, el 99,78% de nuestra energía se ha generado a partir de fuentes limpias. Llevamos seis años consecutivos generando más del 98% de nuestra electricidad a partir de fuentes renovables. Avanzamos en la línea de descarbonización, que protege el medio ambiente y genera beneficios económicos.

Carlos Alvarado, presidente Costa Rica.

En el año 2020, Costa Rica ha generado el 72% de su energía de fuentes hidroeléctricas, el 14,9% a partir de la geotermia, el 12% a partir del viento y el 0,54% a partir de la biomasa y los paneles solares.

La dependencia de Costa Rica de los combustibles fósiles para la generación de electricidad alcanzó sus niveles mínimos desde mediados del decenio de 1980. El gobierno dice que la pandemia provocó una caída del 3% en el uso de la electricidad en comparación con el año pasado.

Frente a la emergencia debida a la pandemia y a la caída de la demanda, el sistema costarricense ha sido capaz de entregar casi toda la energía con recursos limpios. A pesar de enfrentar un año difícil, estamos avanzando firmemente en las metas de descarbonización y electrificación del transporte.

Irene Cañas, presidenta del Instituto de Electricidad (ICE).

Estas cifras no incluyen el sector del transporte dependiente de los combustibles fósiles, que es responsable del 66% del consumo de hidrocarburos y del 54% de las emisiones de dióxido de carbono en Costa Rica.

La estrategia de descarbonización de Costa Rica incluye un plan para introducir un sistema de transporte moderno en San José que promoverá el caminar y el andar en bicicleta, y contará con trenes 100% eléctricos para el año 2050.

Aún así, el gobierno de Costa Rica dice que su generación de energía limpia -que alimenta a más de 1,5 millones de hogares y 225.000 empresas- ha ahorrado al país cerca de 500 millones de dólares en los últimos 20 años en comparación con la dependencia de los combustibles fósiles.