Desde septiembre de 2020 el programa de Expedición Sensorial a través de la acción de mentorías inició un ejercicio de acompañamiento a 44 iniciativas culturales de Montes de María, Catatumbo, el Pacífico Sur-Nariñense y Medio.

La nueva acción del Programa de Expedición Sensorial, liderada por la Dirección de Artes del Ministerio de Cultura, se implementó a partir del último trimestre del 2020 y tiene como objetivo aportar conocimientos y fortalecer las capacidades en gestión cultural comunitaria de 44 iniciativas artísticas y culturales, lideradas por agrupaciones, colectivos artísticos y organizaciones sin ánimo de lucro de las cuatro regiones priorizadas por el programa Expedición Sensorial.

Las Mentorías han sido lideradas por nueve expertos en gestión cultural, Jhon Francisco Gallo, Bernardo Caro, Laura Díaz, Javier Pescador, Irene Criollo, Santiago Mejía, Gabriela Pérez, Jhon Carlos Rentería y Virgilio Rodríguez, bajo la coordinación de Sandy Morales Serrato. Ese equipo ha acompañado los espacios de encuentro para el desarrollo de contenidos, información, herramientas y ejercicios prácticos enfocados a dotar de insumos para el fortalecimiento de capacidades prácticas de las iniciativas participantes.

Las mentorías iniciaron con un ejercicio de diagnóstico para identificar las temáticas a abordar con cada iniciativa y definir un plan de trabajo conjunto, posteriormente cada Mentoría se ha desarrollado con una intensidad horaria personalizada de encuentro virtual con cada participante.

Al respecto, señala el mentor Javier Pescador: Esto ha sido un proceso de acompañamiento individual, a la medida de cada uno de los beneficiarios, en donde se identificaron, exploraron y desarrollaron, de la mano de los integrantes de las iniciativas y partiendo de su realidad presente, diferentes niveles y capas de lo que es y cómo se hace la gestión de organizaciones, de colectivos y sus proyectos”.

Estos espacios, son un proyecto inédito para estas regiones del país que ha permitido caminar paso a paso y a la misma velocidad y ritmo de cada organización y colectivo para así, lograr más comprensión, integración y utilidad en la práctica del quehacer cultural local, cotidiano y real.”

Algunas iniciativas de la Mentorías se han postulado a diferentes convocatorias, como por ejemplo “Becas para fortalecer proyectos artísticos comunitarios del Programa Expedición Sensorial”, teniendo como resultado seis proyectos ganadores y dos proyectos suplentes. Evidenciando el impacto de este acompañamiento personalizado.

Dentro del proceso de la acción se construyó con cada iniciativa un plan de inversión para el desarrollo de acciones o productos que fortalecieron los procesos acompañados. Esto implicó en algunos casos enfatizar en temas de administración, producción y comunicación cultural, evidenciando la necesidad de desarrollar procesos formativos prácticos donde la información y herramientas compartidas puedan ser apropiadas desde la práctica.

Como resultado de la implementación de los planes de inversión se han desarrollado encuentros de planeación anual, sistematización de experiencias, estrategias de comunicación, espacios para el fortalecimiento organizativo, talleres especializados para el fortalecimiento creativo, creación de páginas web, portafolios de servicios, grabación de productos musicales, piezas de video, podcast, entre otros.

Desde Barbacoas, Nariño, Juan Angulo  de la Fundación “Los Telembies”, comparten su experiencia con las mentorías: Esta experiencia se convirtio en una esperanza, una ruta para las organizaciones sin ánimo de lucro que no contamos con el apoyo de las entidades públicas, además nos han servido para ampliar nuestros conocimientos, liderazgo en la gestión cultural, la formulación de proyectos y el trabajo en red; todo esto nos ha fortalecido y nos ha abierto el camino para poder darle una mejor visibilidad a nuestra organización y nos compromete orientar a otras organizaciones de nuestro territorio”.

El proceso de Mentorías cierra con un balance de 44 iniciativas, proyectos y procesos consolidados que desde la cultura contribuyen a la construcción de tejido social y a la paz territorial. En este contexto, el Ministerio de Cultura – con el apoyo de CorpoElite – ha diseñado una nueva metodología de fortalecimiento y acompañamiento, que le apuesta a procesos para fortalecer capacidades instaladas en gestión cultural comunitaria en los territorios.

“Con la Mentoría hemos podido tener una asesoría acertada para estructurar y documentar el trabajo que por años venimos realizando con niños, niñas y jóvenes en el colectivo Frutos del Micay II, en el municipio de López de Micay. Ha sido un espacio marcado de mucho aprendizaje y reconocimiento del valor que tienen estos procesos y lo mucho que pueden ayudar a estas comunidades que han sido víctimas de tanta violencia. A través de ella hemos podido organizar nuestras ideas, nuestros sueños, nuestra visión acerca del qué y el cómo desarrollar mejor nuestro trabajo”. Señala María Nangly Arboleda Jiménez sobre su experiencia en la Mentoría.

El 2020 ha marcado una nueva forma de pensar, crear y hacer arte, nos ha planteado retos para encontrarnos y construir en colectivo. En este marco Expedición Sensorial a través de mentorías abrió un camino para el encuentro, para el diálogo y sobre todo para potencializar los saberes y formas de hacer de personas que han encontrado en la cultura una herramienta para generar transformaciones sociales en sus territorios.