El vehículo incorporará una tecnología de conducción autónoma y utilizará una batería de nanocelda, la cual emplea celdas más grandes. Esto permite grupos de baterías más densos que pueden ofrecer un mayor rango que los diseños tradicionales de celdas múltiples utilizados por los coches eléctricos actuales.

Según el informe, la compañía también está experimentando con una batería de fosfato de hierro y litio, ya que es menos probable que se sobrecaliente. En cuanto al sistema de conducción autónoma, se menciona que el vehículo usaría sensores LIDAR para detectar objetos a diferentes distancias.

Se espera que la producción del vehículo de Apple se concrete 2024, aunque fuentes dentro de la empresa le dijeron a Reuters que la producción podría retrasarse hasta 2025 debido a problemas relacionados con la pandemia.

El proyecto está dirigido por Doug Field, un ex ingeniero de hardware de Apple que fue recontratado en 2018 después de haber formado parte de Tesla.  Además, se menciona que alrededor de 200 empleados fueron despedidos del proyecto en 2019, ya que la compañía reorientó sus esfuerzos en el software.

Fuente: HD Tecnologia