Imagen: chagpg – Depositphotos.

El proyecto para producir un vehículo eléctrico autónomo viable y competitivo aún está lejos de ser una realidad, pero según un informe de Reuters, el Proyecto Titán está de nuevo en marcha.

En 2017, Apple anunció una reorganización del Proyecto Titán, su intento para fabricar un coche autónomo. El New York Times informó entonces que el proyecto era “obstinado por su tamaño y por la falta de una visión claramente definida de lo que Apple quería en un vehículo. Los miembros del equipo se quejaron del cambio de prioridades y de los plazos arbitrarios o poco realistas. Hubo un desacuerdo sobre si Apple debería desarrollar un vehículo totalmente autónomo o un coche semi-autónomo que pudiera conducirse por sí mismo por tramos pero que permitiera al conductor retomar el control“.

Apple Inc. está avanzando en su tecnología de conducción autónoma y tiene como objetivo para el 2024 producir un vehículo que podría incluir su propia tecnología de baterías.

Reuters

Un periódico taiwanés, Economic Daily News, citando fuentes dentro de la cadena de suministro, dijo que el coche podría ser ya una realidad a finales de 2021, algo que sería extremadamente difícil.

Reuters informó de que es probable que Apple fabrique su coche con un socio, y también pretende subcontratar partes claves como algunos sensores LIDAR.

Un posible candidato es Magna International. La compañía ha tenido conversaciones con Apple. La empresa conjunta se llama provisionalmente LG Magna e-Powertrain. La plataforma EV de Magna se usará para el próximo Fisker Ocean SUV, y Magna también producirá el coche inicialmente en Europa.

Los analistas tienen sus dudas sobre la empresa de Apple. “En general, sigo siendo escéptico de que Apple fabrique un vehículo completo“, dijo Sam Abuelsamid, analista principal de e-movilidad en Guidehouse Insights. “Si lo hacen, es casi seguro que no será algo que vendan a los consumidores, sino un robo-taxi de primera calidad o un servicio de suscripción disponible sólo en los mercados donde hay clientes más pudientes que pueden permitírselo. Esto les permitiría pasar por alto los desafíos de las redes de distribuidores y el servicio que han sido problemáticos para Tesla y lo serán para cualquier otra puesta en marcha de EV“.

Si Apple sigue adelante con su propio coche, definitivamente necesitará un socio, dijo Abuelsamid. “La fabricación de coches y la gestión de la cadena de suministro necesaria es mucho más compleja que la fabricación de teléfonos o computadoras, como Tesla ha aprendido tan dolorosamente en la última década“, dijo. “Dicho esto, Apple es mucho mejor en las operaciones, y es casi seguro que se asociará con una empresa ya establecida como Magna“.

En 2017, Apple supuestamente habló tanto con BMW y con Daimler (Mercedes-Benz) acerca de la fabricación, pero no hubo acuerdos. Mientras que Magna, con sede en Ontario, es el mayor proveedor de componentes de automoción de Norteamérica, estaría más dispuesto a trabajar en segundo plano.

El rumor del proyecto Apple iCar es un ejemplo de cómo el futuro de la industria automotriz está menos claro que nunca. Estamos viendo a nuevas empresas, así como a compañías no automovilísticas, invirtiendo para conseguir una parte del sector del transporte que está evolucionando debido a la electrificación y la tecnología autónoma.

Jessica Caldwell, directora ejecutiva de Insights.

Puede que Apple no construya el coche, pero tiene la intención de usar su propia tecnología de baterías de última generación, dijo Reuters. “Apple planea usar un diseño único de ‘monoceldas’ que aumenta el volumen de las celdas individuales de la batería y libera espacio dentro del paquete de la batería eliminando las bolsas y los módulos que contienen los materiales de la batería. El diseño de Apple significa que más material activo se puede empaquetar dentro de la batería, dando al coche una autonomía potencialmente más grande.

La idea del coche de Apple se basa en la creencia de que tendrán una batería que cueste menos de 100 dólares por kilovatio hora. Ese es el número mágico. Apple no está necesariamente allí, pero ve un camino hacia allí en un tiempo razonable.

David E. Cole, presidente emérito del Centro de Investigación Automotriz y ex profesor de la Universidad de Michigan.

Apple se niega a comentar en público sus planes en relación al Proyecto Titán.

Vía www.reuters.com