Imagen: Adam Goodwillie photos – Shutterstock.

Científicos de la expedición ISSS-2020 han encontrado pruebas de que los depósitos de metano congelados en el Océano Ártico -conocidos como los “gigantes dormidos del ciclo del carbono”- han empezado a liberarse en una gran zona del talud continental frente a la costa siberiana oriental.

Se han detectado altos niveles del potente gas de efecto invernadero hasta una profundidad de 350 metros en el Mar de Laptev, cerca de Rusia, lo que ha suscitado la preocupación de los investigadores de que se haya desencadenado un nuevo ciclo de retroalimentación climática que podría acelerar el ritmo del calentamiento mundial.

Los sedimentos de las laderas del Ártico contienen una enorme cantidad de metano congelado y otros gases, conocidos como hidratos. El metano tiene un efecto de calentamiento 80 veces más fuerte que el dióxido de carbono en 20 años. El Servicio Geológico de los Estados Unidos ha calificado a la desestabilización de los hidratos del Ártico como uno de los cuatro escenarios más graves de cambio climático más radical.

El equipo internacional a bordo del buque de investigación ruso R/V Akademik Keldysh dijo que la mayoría de las burbujas se estaban disolviendo en el agua, pero que los niveles de metano en la superficie eran de cuatro a ocho veces superiores a lo que normalmente se esperaría y que esto se estaba descargando en la atmósfera.

En este momento, es poco probable que haya un impacto importante en el calentamiento global, pero el punto es que este proceso ya se ha desencadenado y el proceso continuará en el futuro.

Örjan Gustafsson, Universidad de Estocolmo.

Los científicos -que forman parte de una Expedición Internacional de Estudio de la Plataforma, de varios años de duración- subrayaron que sus conclusiones eran preliminares. La escala de las emisiones de metano no se confirmará hasta que regresen, analicen los datos y publiquen sus estudios en una revista revisada por pares.

Pero el descubrimiento de metano congelado en pendientes potencialmente desestabilizadas plantea la preocupación de que se haya alcanzado un nuevo punto de inflexión que podría aumentar la velocidad del calentamiento global.

El Ártico se considera la zona cero en el debate sobre la vulnerabilidad de los depósitos de metano congelado en el océano.

Con la temperatura del Ártico aumentando ahora más del doble de la media mundial, la cuestión de cuándo – o incluso si – se liberarán en la atmósfera ha sido objeto de una considerable incertidumbre en los modelos informáticos sobre el clima.

El equipo de 60 miembros del Akademik Keldysh cree que son los primeros en confirmar, mediante observaciones, que la liberación de metano ya está en marcha en una amplia zona de la ladera, a unos 600 km de la costa.

En seis puntos de monitoreo en una zona de la ladera de 150 km de longitud y 10 km de ancho, vieron nubes de burbujas liberadas por el sedimento.

En un lugar de la ladera del Mar de Laptev, a unos 300 metros de profundidad, encontraron concentraciones de metano de hasta 400 veces más alto de lo que se esperaría si el mar y la atmósfera estuvieran en equilibrio.

El descubrimiento de la liberación activa de los hidratos de la pendiente de la plataforma es muy importante y desconocido hasta ahora. Potencialmente pueden tener serias consecuencias climáticas, pero necesitamos más estudios antes de poder confirmarlo.

Igor Semiletov, Academia Rusa de Ciencias.

La causa más probable de la inestabilidad es una entrada de corrientes cálidas del Atlántico en el Ártico oriental. Esta “Atlantificación” está impulsada por la alteración del clima inducida por el hombre.

El final del Ártico tal y como lo conocemos.

Esta investigación marca potencialmente la tercera fuente de emisiones de metano de la región. Semiletov, que ha estado estudiando esta área durante dos décadas, ha informado previamente que el gas se está liberando desde la plataforma del Ártico – el más grande de todos los mares.

Por segundo año consecutivo, su equipo ha encontrado marcas de viruela parecidas a cráteres en las partes menos profundas del Mar de Laptev y del Mar de Siberia Oriental que están descargando chorros de burbujas de metano, que están llegando a la superficie del mar a niveles de decenas a cientos de veces más altos de lo normal. Esto es similar a los cráteres y sumideros reportados en la tundra siberiana interior a principios de este otoño.

Las temperaturas en Siberia fueron 5ºC más altas que el promedio de enero a junio de este año, una anomalía que se hizo por lo menos 600 veces más probable por las emisiones de dióxido de carbono y metano causadas por el hombre. El hielo marino del invierno pasado se derritió inusualmente temprano. El congelamiento de este invierno aún no ha comenzado, ya que ha comenzado más tarde que en cualquier otro momento registrado.

Más información: www.aces.su.se