Imagen: zhudifeng – Depositphotos.

El proyecto es del gigante japonés Mitsubishi Heavy, la planta se probará en 2021 y luego será operada por la austriaca Voestalpine.

En Austria se levantará la mayor planta de acero de hidrógeno del mundo, por lo que no emitirá emisiones contaminantes, usando Hidrógeno en lugar de carbón. El proyecto es de Mitsubishi Heavy y la planta, una vez terminada, será operada por la empresa siderúrgica austriaca Voestalpine.

Gracias al uso de energía limpia, la planta establecerá un récord y ayudará a descarbonizar un sector, la industria siderúrgica, que produjo globalmente más de 2.000 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2018, es decir, el doble en menos de 20 años.

La planta situada en Austria tendrá una capacidad de producción de 250 mil toneladas de productos de acero por año.

El hidrógeno se usará para alimentar el proceso de reducción de los minerales con alto contenido en hierro (que generalmente se encuentran en la naturaleza en forma de óxidos), que es la fase en la que normalmente se produce el mayor volumen de emisiones. Alrededor del 7% de las emisiones globales de CO2 están vinculadas a la industria del acero, principalmente debido al carbono necesario para extraer el oxígeno del óxido de hierro.

Imagen: nikitos1977 – Depositphotos.

En la planta austríaca de acero con hidrógeno, Mistubishi Heavy usa un proceso denominado DRI (Hierro de reducción directa), que es más eficaz en función de los costes que los procesos usados en los altos hornos convencionales.

Los ahorros estimados son importantes. La empresa estima que los nuevos altos hornos requieren inversiones por unos 10.000 millones de dólares, mientras que los que usan el proceso de DRI serían menos de la mitad.

Por el momento, hay dos obstáculos. El primero es el menor rendimiento: el proceso de DRI tiene una menor producción de acero. Un factor que reduce el margen. El otro obstáculo, común a todos los sectores industriales en los que se usa el hidrógeno, es su precio, todavía demasiado alto.

Para que el proceso de DRI alcance el mismo nivel de competitividad en términos de costes que los altos hornos tradicionales, el Ministerio de Economía japonés calcula que el coste del hidrógeno debería bajar de los 0,97 dólares/m3 actuales a por lo menos 0,29 dólares/m3.