Como si la falta de stock a nivel mundial de procesadores y tarjetas gráficas no fuera suficiente, ahora tenemos que sumarle la escasez de las placas madre más económicas de Intel, las B460 y H410. Debido a esto, las placas madre que cuentan con este chipset ya comenzaron a experimentar una subida en los precios.

Allegados a la cadena de suministro indicaron que el stock actual de chips y placas madre se está viendo limitado en este fin de año, y el problema parece estar en que los PCB, junto a una variedad de componentes electrónicos, también se están agotando, lo que está provocando una subida en los precios.

Las fuentes aclaran que al menos por ahora, el stock de las placas madre de gama alta de Intel, las Z490, todavía es alto. Sin embargo, las B460 y H410 no estarían corriendo con la misma suerte. Incluso indican que a partir de enero se volverá complicado conseguir una de estas placas madre.

Por último, también se menciona que tanto ASUS, Gigabyte, MSI y “otros tres importantes fabricantes de placas madre”, ya comenzaron a tomar serias medidas para ajustar la cantidad de envíos y aumentar los precios de sus productos para reflejar los aumentos del costo de producción.

Aunque no hay confirmación al respecto, esta falta de stock podría deberse a la priorización en la fabricación de la nueva serie 500 de Intel, placas madre que llegarían junto a los procesadores de 11a generación de Intel (Rocket Lake-S).

Las placas madre Intel B460 y H410 se suman a la lista ¿Queda algo en stock este año?

Fuente: MyDrivers

Fuente: HD Tecnologia