Sin embargo, se hace necesario que las cifras de contagio por covid-19 disminuyan para evitar colapsos en el sistema de salud.

El Ministerio de Salud y Protección Social, a través de la Dirección de Medicamentos y Tecnologías en Salud, explica cómo
se ha desarrollado la situación de abastecimiento de medicamentos en Colombia, en el marco de la emergencia sanitaria por el covid-19.

Leonardo Arregocés, director del área, manifestó que ha sido un tema complejo que se viene trabajando desde hace meses y para el cual el Gobierno se ha estado preparando. “Hace varios meses identificamos los medicamentos que tendrían un mayor riesgo de entrar en desabastecimiento si hubiera una cantidad muy grande de pacientes”, dijo.

Indicó que el Ministerio, Invima y Fondo Nacional de Estupefacientes revisaron cuál sería el proceso para hacer que los medicamentos de esa lista estuvieran disponibles en el país en grandes cantidades y mucho más rápido, señalando
que “nos ha funcionado bastante bien, porque en este momento en el país hay disponible cinco o seis veces más medicamentos de los que habían antes de la pandemia”.

Uno de los medicamentos que ha sido más complicado de abastecer en las últimas dos semanas es el midazolam; sin embargo, se pasó de tener disponibles 300 mil ampollas a más o menos 1.800.000 ampollas disponibles en el mercado, lo que ratifica el crecimiento del 600 % del abastecimiento.

Arregocés también mencionó otros fármacos con los que hace unos meses se tuvo dificultad, como los relajantes musculares, situación que se pudo superar y en este momento la industria está atendiendo mejor la demanda y poniendo en el mercado una cantidad más grande de estos medicamentos.

Sucedió también con el abastecimiento de analgésicos, principalmente el fentanil y el remifentanil, que tuvieron cantidades limitadas. Actualmente existe una oferta más grande de esos medicamentos y, además, el Fondo Nacional de Estupefacientes puso en el mercado una cantidad amplia de otras alternativas de tratamiento analgésico como son la morfina y la hidromorfona.

“En las últimas semanas del año pasado (2020) lo que vimos fue una situación compleja en la adquisición de sedantes, básicamente el que se utiliza más frecuentemente en cuidados intensivos es el midazolam. El abastecimiento estuvo bastante complicado, sobre todo porque el número de casos creció bastante rápido, lo que hizo que las cantidades que había disponibles se
consumieran mucho más rápido”, afirmó el director de Medicamentos y Tecnologías en Salud del Ministerio.

Agregó que a finales de 2020 llegó una cantidad importante de midazolam, que en este momento ya está siendo distribuida en el país, dándole prioridad a las zonas que han sido más afectadas: Norte de Santander, Valle del Cauca, Antioquia, Huila, Tolima, Risaralda, Quindío, Caldas, Bogotá. Arregocés aclaró que la prelación es solo en inmediatez, ya que el medicamento está disponible
y alcanza para las instituciones del país, atendiendo la demanda y dando un parte de tranquilidad.

Además dijo que durante las siguientes dos semanas del mes de enero se espera que esté disponible otra cantidad importante de medicamentos para un mejor abastecimiento durante enero y febrero; pero, aclaró, es necesario que el número de casos se controle, en la medida que haya más casos, se aumentan las posibilidades de más pacientes en UCI, por ende más medicamentos se consumen y si se llega a una velocidad muy superior, por encima de la capacidad que tiene la industria de poner en el mercado los medicamentos, la situación puede llegar a ser bastante difícil.

Arregocés apuntó que “es poco probable que nos quedemos sin medicamentos, porque lo que estamos viendo es que todo el tiempo están llegando nuevos medicamentos o porque se están produciendo nuevos en el país. Todo el tiempo estamos buscando alternativas para que estén entrando al mercado nuevas cantidades de medicamentos”.

En cuanto al panorama de Colombia frente a los otros países, Leonardo Arregocés aseguró que al país le ha ido bien porque la oferta se ha podido mantener. La industria farmacéutica nacional se ha consolidado y ha podido responder.

En este momento la situación de la pandemia es compleja a nivel mundial, por lo que países como Estados Unidos o los europeos, que tienen altas cifras de contagios y hospitalizados demandan aún más medicamentos, lo cual dificulta el abastecimiento para los demás países por la competencia económica que se genera. “Ellos tienen los mismos problemas de desabastecimiento que
nosotros, pero son países que pueden comprar más y a precios más altos”.

Para poder salir delante de toda esta situación, no solo de desabastecimiento sino de la pandemia en general, -señaló Arregocés- se tiene que modular la demanda de medicamentos y eso solo se da si las personas no se enferman de covid-19, por lo que se deben seguir con las medidas de bioseguridad: uso correcto de tapabocas, lavado de manos y distanciamiento físico. “Utilizar el tapabocas incluso dentro de casa, por prevención, especialmente quienes están más expuestos o susceptibles a enfermarse”, añadió.

Con una adecuada planeación y organización a través de mejor uso de los recursos se puede evitar la escasez de medicamentos. Las IPS deben tener comités de abastecimiento de medicamentos donde estén mirando cuál es el horizonte que hay, si no hay el medicamento que se necesita y analizar otras alternativas.

La Sociedad Colombiana de Anestesia y Reanimación (SCARE) y la Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidado Intensivo (AMCI) desarrollaron una guía en la que se presentan alternativas para brindar sedación y analgesia para cumplir a cabalidad los objetivos de la terapia.

En cuanto a las EPS, deben “reforzar la estrategia de prevención de contagio, rastreo, contacto y seguimiento de positivos y sospechosos, para minimizar las posibilidades mayor número de pacientes hospitalizados”, finalizó.