Un día después de haber hecho el balance de medidas de fin de año frente a la pandemia, el gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, insistió en la necesidad de ser un referente nacional y tener 300 vacunadores. Comentó que no está contemplado desde la Gobernación sugerir un nuevo toque de queda departamental para el puente festivo de Reyes que se avecina.

El Meta triplicará el número de vacunadores, de 90 a 300, para adelantar desde los primeros días de febrero un gran plan de vacunación en el departamento. Así lo informó el gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, al recordar el balance del toque de queda que se decretó para el fin de año y preparar las acciones frente a la campaña de vacunación contra el Covid-19 que el Gobierno nacional anunció para comenzar a implementar este año.

“Nos estamos alistando y queremos que el Meta sea un buen piloto para el país. Tenemos una población de un poco más de un millón es de habitantes, Históricamente se contratan 90 vacunadores para las campañas de salud del departamento. Los especialistas recomiendan unos 150, y no hablo de vacunación Covid. Para esta pandemia nos han sugerido que debemos llegar a 200. Nosotros ayer tomamos la decisión de contratar 300 vacunadores para poder llegar a todos los rincones del Meta. Estamos en primera fila para iniciar el proceso cuando el Ministerio de Salud así lo indique”, comentó Zuluaga.

Comentó que espera, antes de finalizar el mes de enero, poder tener la contratación de este personal de vacunación. Además, que se continuará en la búsqueda de soluciones para prevenir el contagio y el fallecimiento de personas a causa del Covid-19. Recordó que buscar la disminución de la mortalidad por la pandemia que se ha centrado en los mayores de 80 años y los trabajadores de la salud son dos de los principales propósitos de las dos fases que iniciarán en febrero. 

No hay toque de queda departamental; se evalúa alerta roja hospitalaria

El mandatario departamental anunció que las medidas adoptadas de toque de queda de fin de año sí funcionaron porque se redujo la ocupación en urgencias y en UCI. “Las medidas sirvieron, lo dicen las cifras: de un 164% de ocupación en el Hospital Departamental de Villavicencio bajamos a un 94%. También bajaron ocupaciones UCI Covid y no Covid. En diciembre había desabastecimiento de un medicamento esencial para entubar pacientes de Covid, pero ya se mejoró esa situación gracias al Ministerio de Salud y se normalizó. Hoy tenemos un 73% de ocupación en UCI en el departamento”.

Frente a esto insistió en que se está analizando lineamientos para analizar la posibilidad de declarar preventivamente la alerta roja en la red hospitalaria departamental en las próximas horas o días para que clínicas y hospitales estén optimizadas con el fin de atender las emergencias que se presenten o casos de Covid-19, porque aún no se reflejan los posibles casos positivos presentados después de Navidad y en Año Nuevo.

También explicó que no está contemplado desde la Gobernación sugerir un nuevo toque de queda para el puente festivo de Reyes que se avecina. “Cada uno de los 29 alcaldes del departamento del Meta tendrá la facultad de decretar acciones puntuales como toque de queda frente a la mitigación y prevención de Covid-19, según su realidad. El municipio de Restrepo, muy cerca a Villavicencio, por ejemplo, impondrá desde hoy toque de queda desde hoy y hasta el 30 de enero, de 10 p.m. a 5 a.m., además de pico y cédula, y pico y placa”, dijo el mandatario.

Frente a esta situación insistió en que “hay que ser muy sensatos para tomar medidas, es cuidar la vida y la salud de la gente, pero también la economía, porque la economía de la gente es la misma salud. Cerrar fronteras no es tan fácil, hay que hacer un balance entre la salud y la economía para no afectar todo completamente”. Dio el ejemplo de que en fincas agroturísticas no se conseguía un solo alojamiento en final de año, Y agregó que los hoteleros tienen razón al sentirse en crisis pues vienen de dos confinamientos, el cierre de la vía al Llano en 2019 y la pandemia en 2020, y estaban comenzando a recuperarse cuando se decretó el toque de queda para final de año.