México se ha convertido en el más reciente país en aprobar la vacuna contra la COVID-19 desarrollada conjuntamente por el gigante farmacéutico británico-sueco AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

El canciller Marcelo Ebrard anunció la “muy buena noticia” de que el gobierno había otorgado la aprobación de emergencia para la vacuna, el lunes, a través de Twitter, y agregó que “la producción comenzará muy pronto en México”.

La vacuna AstraZeneca se suma a la vacuna Pfizer-BioNTech como las únicas hasta ahora aprobadas en México.

México: Emergencia por COVID-19

México inicia el 2021 con cinco estados en alerta máxima por la pandemia del COVID-19 mientras en la capital del país la situación se agrava. Desde Ciudad de México informa la corresponsal de la Voz de América, Sara Pablo.

Los ensayos clínicos en etapa tardía de la vacuna AstraZeneca-Oxford revelaron que tiene una efectividad del 70% contra la COVID-19. La vacuna tuvo una tasa de eficacia del 62% para los participantes que recibieron dos dosis completas, pero pruebas separadas revelaron que es 90% efectiva cuando se administra una media dosis seguida de una dosis completa semanas después.

A diferencia de la vacuna Pfizer-BioNTech, que debe almacenarse en refrigeradores a temperaturas por debajo de los 70 grados Celsius, la vacuna recientemente aprobada se puede almacenar a temperaturas normales de 2 a 8 grados Celsius, lo que facilita su transporte y administración a las personas. en naciones más pobres y remotas.

Un hombre de 82 años del Hospital Churchill de Oxford fue la primera persona en ser inoculada con la vacuna AstraZeneca-Oxford.

Los funcionarios británicos dicen que medio millón de dosis de la vacuna están listas para su uso. La vacuna también ha recibido autorización de uso de emergencia en India y Argentina.

La inyección de Pfizer ya se ha administrado a muchos profesionales de la salud en Gran Bretaña y Estados Unidos. Pero el despliegue mundial de estas nuevas vacunas ha sido más lento de lo esperado en muchas naciones, plagado de obstáculos burocráticos y logísticos, la lentitud de las aprobaciones regulatorias y la escasez de trabajadores de la salud calificados para administrar las dosis.

La primera inoculación de la vacuna AstraZeneca-Oxford ocurrió el mismo día en que el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció una nueva ronda de cierres a nivel nacional, incluido el cierre de escuelas y tiendas no esenciales.

El primer ministro Johnson dijo que la gente debe quedarse en casa hasta al menos mediados de febrero, y señaló que los hospitales británicos están bajo más presión ahora que en cualquier momento durante la pandemia.

El anuncio se produce días después de que los funcionarios de salud británicos confirmaran una variante del coronavirus que, según los médicos, es mucho más contagiosa que la original.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo el lunes que se había confirmado un caso de la misma variante en un residente mayor del estado de Nueva York que no había viajado recientemente.

La variante B117 del coronavirus ya se había detectado en California, Colorado y Florida, junto con más de otros 30 países.

El aumento creciente de nuevas infecciones por coronavirus, junto con la nueva variante más contagiosa, ha llevado a otras naciones como Alemania, Italia y Japón a imponer una nueva ronda de bloqueos o extender sus cuarentenas obligatorias actuales.

El coronavirus ha matado a más de 1,8 millones de personas en todo el mundo desde que surgió en China en diciembre de 2019, según el Centro de Recursos de Coronavirus de Johns Hopkins, que está rastreando la pandemia a nivel global.

Estados Unidos lidera el mundo con 20,6 millones de casos totales de COVID-19 y superó el sombrío umbral de 350.000 muertes el lunes. Los expertos temen que lo peor esté por venir y pronostican un fuerte aumento de casos y muertes después de semanas de reuniones festivas.