Después de haber dicho que Villavicencio no volvería a confinamiento y que decretaría medidas distintas al toque de queda, el alcalde, Felipe Harman, decidió establecer la drástica restricción de movilidad.

El decreto 029 del 6 de enero de 2021, por medio del cual se adoptan medidas transitorias con ocasión de la emergencia sanitaria por la pandemia, determina que desde el 8 hasta el 11 de enero se activa el toque de queda, desde las 8 de la noche hasta las 5 de la mañana del día siguiente.

Es decir, el viernes 8 de enero el toque de queda iniciará a las 8:00 de la noche y terminará a las 5 de la mañana del sábado 9 de enero, ese mismo día se volverá a activar desde las 8:00 de la noche hasta las 5 de la mañana del domingo 10 de enero, nuevamente a las 8:00 de la noche de ese domingo hasta las 5:00 de la mañana del lunes festivo 11 de enero, y finalmente a las 8 de la noche del lunes para cerrar a las 5 de la mañana del martes 12 de enero.

Dentro del decreto se establecen 27 excepciones, las mismas establecidas en los decretos nacionales, como por ejemplo, la medida no le aplica al personal de salud, fuerza pública, funcionarios públicos que realicen actividades relacionadas con la atención de la pandemia, operarios de servicios públicos, casos fortuitos, servicios de taxi por plataforma, medios de comunicación, entre otros.

También se establece el horario de expendio de bebidas embriagantes en Villavicencio, para los días 8, 9, 10 y 11 de enero, desde las 12 del mediodía, hasta 20:00 horas de cada día.

Quienes incumplan las medidas contempladas en el decreto y el toque de queda, se podría hacer acreedor a multas contempladas los artículos 35 numeral 2, 92 numeral 4, artículo 94 numeral 1, y artículo 196 del Código Nacional de Convivencia Ciudadana, que podrían oscilar entre los 200 mil y 800 mil pesos, así como actividades pedagógicas y comunitarias.

Descargue el decreto aquí

Fuente