Dos pelotones de bote compuestos por cerca de 40 soldados dispuestos en embarcaciones con tripulación fluvial apoyan dos de los siete pasos informales en límites con Brasil.

Con el propósito de custodiar los pasos informarles en frontera con Brasil, tropas de la Trigésima Primera Brigada del Ejército Nacional, con el Comando de la Brigada de Selva N.° 2 del Ejército de Brasil y la Policía Departamental de Vaupés, trabajan de manera articulada para evitar la entrada y salida de personas como parte de la medidas de contingencia para evitar la propagación de la COVID-19, entregando elementos de protección personal y suministrando información de autocuidado.

Este despliegue hace parte del dispositivo de seguridad operacional que desde la Cuarta División del Ejército se viene implementando en el departamento del Meta, Guaviare y Vaupés, desde el inicio de la temporada vacacional y que busca custodiar la principales vías del suroriente colombiano para el regreso de miles de viajeros que retornan a sus lugares de origen, una vez finalizadas sus vacaciones.

En su visita a Vaupés, el mayor general Antonio María Beltrán Díaz, comandante de la Cuarta División, verificó los puestos de control de los pelotones en botes y el puesto instalado entre la vía que de Mitú conduce a Monfort, reafirmando el compromiso de los soldados con las comunidades: «Aquí en la frontera son 656 kilómetros lineales protegidos por tropas del Batallón de Infantería N.° 30, hemos hecho coordinaciones con el comandante de la Brigada de Selva en el país vecino, Brasil. Nuestro principal interés es hacerle frente al narcotráfico, principal enemigo de la región».

Así mismo, el alto oficial aseveró que no solo busca seguir aportando a la ejecución del Plan San Roque, destacando el empleo de la capacidades de la Fuerza en beneficio de las comunidades indígenas, sino también en el fortalecimiento de la estrategia militar que permita desarticular el grupo armado organizado residual Estructura Primera Armando Ríos, al igual que custodiar el medioambiente: «La recuperación de la reforestación es un trabajo articulado que estamos haciendo con toda la instituciones, no solo en el departamento del Meta, aquí en el Vaupés, con toda la entidades de la mano de la autoridades locales venimos protegiendo la biodiversidad».

Estos soldados están en una de las zonas con más restricciones de acceso del país, ya que solo por vuelo aéreo o lanchas llegan los abastecimientos, siendo una región caracterizada por ser la tierra del raudal ampliamente selvática y haciendo doblemente difícil su misión, lo que les hace ganar el aprecio de los paisanos como comúnmente se le conoce a sus moradores.

En el 2021 el Ejército de los colombianos seguirá aportando al desarrollo de las regiones que como Mitú, Carurú y Tararira, en Vaupés, fortalecen la cultura ancestral y la riqueza tradicional de nuestra nación.