• En Colombia aún no se ha documentado a nivel genómico la variante, una labor que está siendo liderada por el INS.

Desde Londres, Julián Villabona, doctor en microbiología con especialidad en epidemiología molecular y vinculado al
Centro de Modelaje Matemático de Enfermedades Infecciosas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, explicó todo lo relacionado con la variante de covid-19 descubierta en Reino Unido y los análisis necesarios para poder confirmar su presencia en Colombia.

“Sobre la base de los datos preliminares que tenemos, existe una nueva variante que sería responsable en gran parte del aumento que se tienen en Reino Unido. Esta variante se documentó por primera vez en septiembre, pero solo una vez que pasa un tiempo y se observa el cambio de la situación, se puede notar que existe una asociación entre la nueva variante y el número de casos”, indicó el experto.

Además, señaló que “originalmente se consideró que esto podía ser cuestión de azar, que una variante apareció cuando existían las condiciones adecuadas para propagarse de una manera más eficiente que las otras, pero los diferentes modelos matemáticos que tenemos muestran que este no es el caso”, sostuvo, agregando que esta variante tiene propiedades intrínsecas que le permite
transmitirse mejor.

En cuanto a la relación que erróneamente se ha planteado entre el crecimiento de casos en Bogotá y Colombia y esta cepa, Villabona dijo que “para poder hacer esa conclusión se necesita primero documentar esa variante. Si no existe una documentación a nivel genómica de la presencia en Colombia, es muy difícil atribuir el aumento de los casos a la variante”.

“Se necesita entonces un conjunto de estudios para poder llegar a esa conclusión. Existe la posibilidad de que esté en Colombia porque ya se ha documentado en otros países de Sudamérica, pero no podemos confirmar esto sin encontrarla localmente”, añadió.

Comportamiento

Respecto a que esta nueva variante se comporte de igual forma en nuestro país a como lo ha hecho en otros, Villabona sostuvo que “es muy difícil extrapolar los resultados obtenidos en Reino Unido a otros países porque se necesitan estudios que demuestren cómo es la movilidad en cada país, pero también que se demuestre cuáles son las características genéticas de las otras variantes que allí se encuentran”.

Entonces, dijo, por el momento la evidencia que tenemos o la conclusión a la que se puede llegar es que “dadas las variantes en Reino Unido y dadas las condiciones con las que contamos actualmente podemos concluir que en Reino Unido sí está asociada con una elevada transmisión y por tanto con un aumento en el número de casos y hospitalizaciones” y para llegar a este mismo punto en otros países se necesitan análisis similares que involucran detectar la variante como la realización de estudios de epidemiología que utilicen datos de movilidad urbana.

“La mejor forma de controlar una variante es controlar la propagación de todas las variantes de las maneras que desde el comienzo la Organización Mundial de la Salud ha pedido: mantener distanciamiento físico, lavado de manos, trabajar desde casa. Esto es fundamental, porque una vez interrumpimos la propagación de cualquier variante, una nueva variante –independientemente
que se transmita de forma más elevada- no llegará a causar estragos”, finalizó el experto.