Economistas alertan que los más pobres en EE.UU., entre ellos negros e hispanos, son los más afectados por la pandemia y no avizoran que su situación mejore.

Un estudio llevado a cabo por un grupo de economistas estadounidenses indica que al contrario de las anteriores recesiones económicas, la crisis económica causada por la pandemia en Estados Unidos ha golpeado más que todo a las personas que menos ganan.

Usualmente en una recesión, los despidos afectan a una vasta gama de sectores —tanto aqulleos con trabajadores de ingresos altos y medianos como aquellos con bajos ingresos—, con todos los consumidores reduciendo gastos. Los economistas esperaban que lo mismo ocurriera esta vez.

“Esas diferencias… en pérdidas de empleos entre los trabajadores de altos y bajos ingresos son casi sin precedentes en las recesiones en Estados Unidos en los últimos 100 años”, dijeron en un estudio reciente Brad Hershbein, economista del Upjohn Institute for Employment Research y Harry Holzer, economista en la Universidad Georgetown, publicado el sábado.

 

Los expertos encontraron en su estudio que las pérdidas de empleos durante los últimos 10 meses desde el inicio de la pandemia han sido mayores entre trabajadores negros e hispanos que entre blancos, y más pronunciadas para los obreros de bajos ingresos.

El empleo entre la cuarta parte de los trabajadores de menor paga del país cayó casi 12 % desde febrero. En cambio, entre la cuarta parte con mayores ingresos, la declinación fue de apenas 3,5 por ciento, según la investigación.

La proporción de estadunidenses blancos con trabajo ha caído 6 por ciento desde la pandemia. Entre los trabajadores negros e hispanoamericanos ha bajado 10 por ciento, dijo Hershbein. Esto significa que a medida que una parte de la pérdida de empleos por la pandemia se vuelva permanente, los trabajadores no blancos serán los más perjudicados.

ftm/ctl/mkh