El FBI alerta que los partidarios del saliente presidente de EE.UU., Donald Trump, están organizando nuevas protestas armadas antes de la asunción de Biden.

“Se están planificando protestas armadas en las 50 capitolios estatales desde el 16 de enero hasta al menos el 20 de enero, y en el Capitolio de Estados Unidos desde el 17 de enero hasta el 20 de enero”, se lee en un boletín del Buró Federal de Investigaciones (FBI), obtenido por el reportero de la cadena estadounidense ABC News Aaron Katersky.

De acuerdo con la información facilitada el lunes por Katersky, este organismo de seguridad estadounidense ha “recibido datos sobre un grupo armado” que “tiene la intención de viajar a Washington D.C. [capital de EE.UU.] el 16 de enero”.

El boletín advierte que, si el Congreso intenta aplicar al mandatario saliente la Enmienda 25 para destituirlo antes de que termine su mandato constitucional, el 20 de enero, se producirá un “gran levantamiento”.

De hecho, este mismo lunes, la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., la demócrata Nancy Pelosi, ha asegurado que buscará aprobar una resolución en el Congreso para instar al vicepresidente, Mike Pence, a invocar la Enmienda 25 de la Constitución para destituir a Trump, y que de lo contrario iniciará este martes el proceso legislativo para iniciar un impeachment (juicio político) contra el mandatario.

Katersky también ha informado que un grupo está llamando a asaltar los juzgados y edificios administrativos de los gobiernos estatales, locales y federales, si se concreta la destitución de Trump antes del día de la asunción del presidente electo, Joe Biden, y su vicepresidenta, Kamala Harris.

Las autoridades estadounidenses han puesto en alerta a todo el aparato de seguridad para evitar que se repitan los hechos del 6 de enero, cuando miles de partidarios del aún inquilino de la Casa Blanca irrumpieron en el Capitolio, mientras se llevaba a cabo el conteo de los votos electorales para confirmar el triunfo de Biden en las presidenciales. El asalto dejó un saldo de cinco muertos.

Por ello, el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) está coordinando intensamente con las fuerzas de seguridad para neutralizar cualquier acción terrorista durante la juramentación de Biden.

Trump es acusado de incitar a la insurrección, al llamar a sus simpatizantes a revocar el resultado electoral del 3 de noviembre bajo la premisa de “fraude generalizado” en las elecciones.  

tqi/ncl/hnb