El año pasado fue el más caluroso que se ha registrado en la Tierra, según un análisis realizado por el Servicio de Cambio Climático Copérnico de la Unión Europea.

El estudio muestra que el año 2020 empató con el 2016, haciendo de esta década la más caliente de la historia moderna.

Los científicos dicen que esta información es alarmante. Si las naciones del mundo no toman medidas para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero, el aumento de las temperaturas y otros efectos extremos del cambio climático sólo empeorarán.

El año pasado, hubo muchos eventos de un cambio climático extremo. Una ola de calor en California causó una temperatura de 54,4°C en el Valle de la Muerte, convirtiéndose en la temperatura más caliente jamás registrada.

En 2020, los científicos descubrieron que el Ártico se calentaba a un ritmo más rápido que el resto del mundo. Las temperaturas en partes del Ártico y el norte de Siberia alcanzaron 6°C más que el promedio de los últimos 30 años.

Según los investigadores, las temperaturas globales en 2020 fueron 1,25°C más altas que en la época preindustrial.

Los datos también muestran que los últimos seis años estuvieron entre los más calurosos jamás registrados. Tras el terrible informe, los científicos piden ahora a los gobiernos que apliquen el Acuerdo de París de 2015 para evitar una situación en la que el cambio climático sea irreversible.

Los extraordinarios eventos climáticos de 2020 y los datos del Servicio de Cambio Climático Copérnico nos muestran que no tenemos tiempo que perder.

Matthias Petschke, Director de Espacio de la Comisión Europea.

En otras palabras, se deben tomar medidas lo antes posible para evitar una situación catastrófica.

El Acuerdo de París fue firmado por los líderes mundiales que prometieron mantener el aumento de la temperatura de la época preindustrial por debajo de 2°C, objetivo 1,5°C o menos. Este acuerdo significa que los gobiernos deben aplicar medidas para detener las emisiones, así como para conservar y restaurar la naturaleza. El incumplimiento de las condiciones del Acuerdo de París tendría efectos ambientales devastadores.

Más información: climate.copernicus.eu