Hay consternación en Caldas luego de que las autoridades reportaran que la menor María Ángel Molina, de cuatro años, fue encontrada sin vida en el río Arma, afluente que comparten los departamentos de Caldas y Antioquia.

“Hemos encontrado el cuerpo sin vida de la menor. Se encontró gracias a un dron que mostró la presencia de algunos animales que lo estaban consumiendo”, indicó el secretario de Gobierno de Caldas, Jhon Jairo Castaño.

Las autoridades aún no revelan si la menor tiene signos de tortura o abuso previo a ser arrojada o haber caído al río. Los hechos no se han podido confirmar dado que su secuestrador no ha aceptado que tenga algo que ver con este suceso.

Sin embargo, durante la tarde de este martes, las autoridades informaron que habían hallado las prendas de vestir y los zapatos de la menor, los cuales fueron reconocidos por una de sus tías. Desde ese momento, la búsqueda se dirigió al río Arma, donde finalmente fue encontrada.

“Estamos de luto. Es algo muy difícil de contar; hicimos todo lo que pudimos, dispusimos de toda la capacidad institucional, pero lamentablemente tenemos este desenlace. Vamos a brindar el acompañamiento psicosocial a la familia”, añadió Castaño.

Respecto al sindicado del rapto de esta menor y de su hermana de 18 meses, quien fue recuperada y ya está de nuevo en poder de su familia, se sabe que responde al nombre de Juan Carlos Galvis, de 21 años de edad y es oriundo de Manizales.

Galvis ya tuvo la audiencia de legalización de captura. Además, se sabe que aceptó los cargos de secuestro y tentativa de homicidio. La Fiscalía loi acusó –también– por el delito de desaparición forzada, el cual negó.

Por el momento, las autoridades adelantan las entrevistas y procesos investigativos para determinar cómo se dieron los hechos y cuáles serían los motivos de Galvis para raptar a las dos menores.