Un seguimiento riguroso adelanta el gobierno ‘Villavicencio Cambia Contigo’ al Instituto Nacional de Vías, para garantizar que los trabajos que debe realizar esa entidad en la antigua vía Bogotá – Villavicencio, permitan el tránsito de vehículos y transeúntes sin riesgo de deslizamientos.

Para tal fin, la Oficina de Gestión del Riesgo se encuentra al tanto del estado de este corredor vial desde que se registró la emergencia el pasado fin de semana en el kilómetro 83, como consecuencia de un fenómeno de remoción en masa que generó la obstrucción y el paso por el mismo.

La titular de la dependencia, Karol Sánchez Moyano, explicó que “el deslizamiento ha causado la pérdida de cobertura vegetal de la montaña y está afectando severamente esta malla vial”, donde transitan los vehículos de carga y los motociclistas que viajan a Bogotá o llegan a Villavicencio, así como los habitantes de Pipiral y las veredas de la zona.

La funcionaria manifestó que, aunque gracias a los trabajos realizados en respuesta a la emergencia hay paso alterno actualmente, es necesario programar nuevas acciones a través de las instituciones responsables para mantener a salvo la vida de las personas y en lo posible mitigar los factores de riesgo.

Agradeció la acción oportuna de la Policía de Tránsito, el Invías y la Defensa Civil para resolver la obstrucción vehicular y la recolección de material desprendido de la montaña.

“Seguiremos en monitoreo constante, hasta tanto las instituciones responsables ejecuten las obras necesarias”, puntualizó Sánchez Moyano.