La Administración municipal y representantes, dueños y trabajadores de bares, discotecas, billares y establecimientos de actividad nocturna buscan alternativas que permitan la reactivación gradual de este sector.

La secretaria de Gobierno, Andrea Lizcano, explicó que alcaldes y gobernadores perdieron ciertas facultades frente al tema del comercio nocturno, los cuales son manejados desde el Gobierno nacional.

“Desde la Alcaldía hemos hecho todo lo posible, desde los pilotos para iniciar la apertura gradual, hasta los controles para demostrarle al Ministerio que se cumple con lo pedido, así como mecanismos para la recuperación económica, manejados desde la Secretaría de Competitividad”, dijo la funcionaria.

Lizcano informó que entre los acuerdos está realizar mesas de trabajo con entidades a las que los empresarios deben pagar costos e impuestos para su funcionamiento, para lograr una rebaja o disminución, tal cual como se logró con la Sociedad de Autores y Compositores Sayco – Acinpro.

Raúl Páez, presidente de la Asociación de Bares, Asobares, dijo que saben que las directrices vienen desde el Gobierno nacional, sin embargo, esperan que, al término del decreto, junto a la Administración municipal puedan concertar la reactivación económica, ampliar los horarios y combatir las fiestas ilegales, así como los bares en barrios que están ubicados en sectores residenciales y no pagan impuestos.

“Hay impuestos muy costosos que sólo pagamos los negocios más visibles, en mi caso como propietario de Palo Santo, luego de ocho meses cerrado, tuve que invertir 20 millones de pesos en alistamientos de protocolos, pagos de impuestos, mantenimiento del lugar y demás, por eso le pedimos al alcalde y al gobernador que nos tengan en cuenta para obtener auxilios que nos permitan pagar nóminas, arriendos y servicios públicos”, dijo Páez.

La secretaria de Gobierno finalizó diciendo, que se buscarán opciones para salvar el tema económico e interceder ante el Gobierno nacional, sabiendo que la actividad nocturna no es el único foco de contagio y que se debe permitir una apertura gradual de estos negocios.