Merkel fue a sentarse a su lugar en el parlamento alemán y comenzó a organizar su escritorio tranquilamente, sin percatarse de que algo faltaba.

Cuando estuvo lista, no pasó ni un segundo y reaccionó. Rauda, se puso de pie y fue a recibir su tapabocas de una delegada especialmente dispuesta para ello.

Esa reacción fue la que enterneció a muchos, que han experimentado eso mismo durante la pandemia de COVID-19; el olvido del tapabocas y la reacción apresurada al recordarlo.

Estas fueron algunas de las reacciones a lo sucedido:

También hubo espacio para las bromas:



Fuente

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)