LONDRES – Los líderes del G-7, que controlan un poco menos de la mitad de la economía mundial, buscaron el viernes mirar más allá de la pandemia de COVID-19 hacia la reconstrucción de sus maltrechas economías mediante el libre comercio y contrarrestar las políticas de China.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro italiano, Mario Draghi, debutaron en la reunión virtual de líderes del G-7, que fue presidida por el primer ministro británico, Boris Johnson.

Los líderes pidieron defensas más fuertes contra una futura pandemia, incluida la exploración de un tratado de salud global, pero la atención se centró en la crisis medioambiental, el mismo día en que Estados Unidos se reincorporó al acuerdo climático de París.

La OMS urge a prepararse para la próxima pandemia

El mundo no estaba listo. Muchos creyeron que sus sistemas de salud les protegerían. Pero el coronavirus demostró lo contrario. El jefe de la OMS dice hay que prepararse e invertir en salud para que esto no se repita.

“Empleos y crecimiento es lo que vamos a necesitar después de esta pandemia”, dijo Johnson en la apertura de la reunión.

Un comunicado oficial informó que el G-7 defenderá las economías abiertas, el “flujo libre de datos con confianza” y trabajará en “un sistema de comercio multilateral basado en reglas, modernizado, más libre y más justo”.

Después de que Facebook cortó las noticias en Australia, el presidente francés, Emmanuel Macron, planteó el papel que deberían tener las plataformas de redes sociales para preservar la libertad de expresión y cómo regularlas, dijo un funcionario francés el viernes.

Los líderes del G-7 también apoyaron el compromiso de Japón de celebrar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 este verano.

En una clara referencia a China, dijeron que “se consultarán entre sí sobre enfoques colectivos para abordar políticas y prácticas no orientadas al mercado”.

Preocupación por condiciones laborales en China mientras prospera la economía

Incidentes ha puesto de relieve las condiciones laborales de los trabajadores de la economía autónoma de China.

Pero el tono del G-7 fue claramente cooperativo y colectivo, ya que Biden trató de proyectar un mensaje de nuevo compromiso con el mundo y con las instituciones globales después de cuatro años de las políticas de Donald Trump de “Estados Unidos primero”.

La pandemia de COVID-19 ha matado a 2,4 millones de personas, ha llevado a la economía mundial a su peor recesión en tiempos de paz desde la Gran Depresión y ha trastornado la vida normal de miles de millones.

‘Silencien a Angela’

Incluso en la mesa virtual de la política mundial, golpeó la “maldición muda”, que ha afectado videollamadas para millones de empresas y familias durante los últimos meses del cierre de COVID-19.

Cuando Johnson comenzó la reunión, una voz alemana lo interrumpió de repente.

“¿Puedes oírnos, Angela?”, bromeó Johnson a la canciller alemana Angela Merkel, riendo. “Creo que necesitas silenciar”.

Johnson también afirmó con sorna que Biden se había apropiado su lema “reconstruir mejor”, aunque Johnson dijo que él mismo probablemente lo había robado de algún otro lugar.

EE.UU.: jefe de Inteligencia saliente advierte que China intenta dominar el mundo

EE.UU.: jefe de inteligencia saliente advierte que China intenta dominar el mundo

Una vez que los problemas técnicos terminaron, los líderes prometieron miles de millones de dólares a la iniciativa COVAX, un programa de vacunación contra el coronavirus para los países más pobres.

“El COVID-19 muestra que el mundo necesita defensas más sólidas contra los riesgos futuros para la seguridad sanitaria mundial”, señaló el G-7. “Continuaremos apoyando a nuestras economías para proteger los puestos de trabajo y respaldar una recuperación sólida, sostenible, equilibrada e inclusiva”.

Aunque Biden ha catalogado a China como el “competidor más serio” de Estados Unidos, el gigante asiático fue mencionado sólo una vez en los comunicados.

Johnson dijo que el G-7, como “democracias liberales de libre comercio y de ideas afines”, se mantuvo unido en temas como la condena del golpe en Myanmar y la detención de Alexei Navalny en Rusia.

El G-7 de Estados Unidos, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia y Canadá tiene un producto interno bruto combinado de alrededor de 40.000 millones de dólares, un poco menos de la mitad de la economía mundial.

 

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “https://connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1&version=v4.0”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, “script”, “facebook-jssdk”));

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)