Miles de manifestantes volvieron a salir a las calles de Myanmar el domingo, un día después de que dos personas murieran cuando la policía y las fuerzas de seguridad utilizaron balas de goma y reales, gases lacrimógenos, cañones de agua y tirachinas contra quienes protestaban por el golpe militar del 1 de febrero.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, condenó la violencia mortal. “El uso de fuerza letal, intimidación y hostigamiento contra manifestantes pacíficos es inaceptable”, dijo en Twitter el sábado por la noche.

El relator especial de la ONU para Myanmar, Tom Andrews, tuiteó: “Estoy horrorizado por más pérdidas de vidas, incluido un adolescente en Mandalay, mientras la junta gobernante intensifica su brutalidad en Myanmar. Desde cañones de agua hasta balas de goma y gas lacrimógeno y ahora tropas endurecidas disparando a quemarropa contra manifestantes pacíficos. ¡Esta locura debe terminar ahora!”

Veinte personas resultaron heridas en la violencia del sábado, según el jefe de un servicio de emergencia voluntario, y 569 han sido detenidas en relación con la toma militar, dijo la Asociación de Asistencia a Presos Políticos, un grupo activista.

En esta foto del 18 de marzo de 2017, los ganadores de los premios a mejor actor y actriz de izq. a der., Lu Min, Thet Mon Myint y Tun Tun posan para una foto con trofeos en la ceremonia de entrega de premios cinematográficos de Myanmar en Rangún.

El domingo temprano, la policía arrestó a un actor famoso, Lu Min, que había participado en las protestas en Yangon y era una de las seis celebridades que el ejército dijo que eran buscadas bajo una ley contra la incitación.

El ejército acusó a Lu Min de alentar a los funcionarios públicos a unirse a la protesta. Si es declarado culpable, enfrenta una sentencia de prisión de dos años.

En un video publicado en la página de Facebook de Lu Min, su esposa dijo que la policía había ido a su casa en Rangún y se lo había llevado.

“Forzaron la puerta y se lo llevaron y no me dijeron a dónde lo llevaban. No pude detenerlos. No me dijeron”, dijo Khin Sabai Oo.

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, dijo que Estados Unidos estaba “profundamente preocupado” por los informes de que las fuerzas de seguridad habían disparado contra manifestantes y continuaban deteniendo y hostigando a manifestantes y otras personas.

“Apoyamos al pueblo de Birmania”, escribió Price en Twitter. Myanmar también se conoce como Birmania. 

Gran Bretaña dijo que consideraría tomar más medidas contra los involucrados en la violencia contra los manifestantes, y el Ministerio de Relaciones Exteriores francés calificó la violencia como “inaceptable”.

“El tiroteo contra manifestantes pacíficos en Myanmar es intolerable”, dijo en un tuit el secretario de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab. “Consideraremos más acciones, con nuestros socios internacionales, contra quienes aplastan la democracia y sofocan la disidencia”.

En un mensaje de Twitter, el jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, pidió a “los militares y todas las fuerzas de seguridad en Myanmar que dejen de inmediato la violencia contra los civiles”. 

Los ministros de Relaciones Exteriores de la UE se reunirán el lunes para discutir posibles sanciones.

Personas participan en una vigilia con velas para protestar contra el golpe militar en Rangún, Myanmar, el 21 de febrero de 2021.

Las fuerzas de seguridad se han vuelto cada vez más agresivas contra los manifestantes, que se han enfrentado con las fuerzas de seguridad de Myanmar desde que los militares detuvieron a la líder de facto Aung San Suu Kyi y otros altos funcionarios del gobierno civil hace casi tres semanas.

El ejército declaró el estado de emergencia por un año, citando un fraude generalizado en las elecciones generales de noviembre pasado, ganadas de forma aplastante por la Liga Nacional para la Democracia de Suu Kyi.

Las afirmaciones de los militares fueron rechazadas por la comisión electoral de Myanmar.

Desde entonces, decenas de miles de manifestantes llenaron las calles de las ciudades más grandes de Myanmar desafiando un estricto toque de queda y la prohibición de reuniones de más de cuatro personas, con carteles con lemas prodemocráticos, muchos de ellos con imágenes de Suu Kyi. Han levantado un saludo de tres dedos mientras marchaban, un signo de resistencia contra la tiranía como se describe en las populares películas de “Los juegos del hambre”.

Además de las protestas, los empleados del gobierno y los funcionarios públicos están en huelga, lo que provoca interrupciones en los servicios de trenes en todo el país. El ejército ordenó a los funcionarios que volvieran a trabajar y amenazó con emprender acciones contra ellos. Un número creciente de trabajadores de otros sectores, incluido el personal médico, ha abandonado sus trabajos en los últimos días.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “https://connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1&version=v4.0”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, “script”, “facebook-jssdk”));

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)