La Policía Nacional, en el CAI Virtual, ha revelado que, con el fin de vaciar las tarjetas de crédito de los ciudadanos, criminales incurren en varios delitos: suplantación de identidades y apropiación de datos confidenciales, tal como lo describe El País, de Cali.

El mencionado medio revela que, según cifras de la Policía Nacional, en 2020 se reportaron 9.487 casos de violación de datos personales.

Lo peor es que el nivel de experticia de los criminales es superior pues académicos mencionan la capacidad de los delincuentes para ganarse la confianza de sus víctimas por vía telefónica.

“Es una técnica que tienen los delincuentes para ganarse la confianza de la víctima de inmediato, que también logran cuando llaman e inician la conversación hablándole a la persona sobre su información personal”, le dijo a El País, Mauricio Mosquera, presidente ejecutivo de Reinventatic.

Lo primero que menciona Mosquera es la importancia de prevenir este tipo de estafas. Resalta que ninguna entidad financiera tiene que estar llamando a pedir datos personales. Reportar con las autoridades este tipo de llamadas es crucial para frenar el accionar de la organizaciones dedicadas a estas actividades ilegales.

Sin embargo, si el daño ya está hecho, la víctima deberá reportar lo ocurrido a la entidad bancaria correspondiente para bloquear la tarjeta en el menor tiempo posible. 

Posteriormente, tras haber recogido las evidencias de la estafa y el hurto, lo mejor es denunciar ante el CAI Virtual de la Policía o por medio de la plataforma ‘A Denunciar’. También puede hacerse la denuncia por medio de la línea 122 de la Fiscalía.

Una vez hecho lo anterior, es necesario ponerse de nuevo en contacto con la entidad bancaria para buscar una proceso de devolución del dinero.

Fuente

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)