Medio AmbienteNoticiasRecientes

Una empresa colombiana usa cáscaras de café para construir casas prefabricadas de bajo coste

Woodpecker, una empresa de Bogotá (Colombia), usa cáscaras de café para fabricar edificios prefabricados ligeros para su uso como viviendas y aulas.

Combinan la cáscara de café con plástico reciclado para crear un material de construcción más duradero.

Esto no sólo reduce los residuos de los cafetales que inevitablemente acabarían en los vertederos, sino que ayuda a una construcción rápida y sencilla que cualquiera puede hacer.

Woodpecker quiere proporcionar viviendas de bajo coste a las zonas más empobrecidas de Colombia.

La idea de estas pequeñas casas prefabricadas partió del empresario Alejandro Franco, actual director general de Woodpecker.

Vimos que había una gran necesidad de un sistema de construcción ligero para viviendas y aulas en lugares rurales y aislados donde los sistemas de construcción tradicionales no pueden llegar, como los ladrillos, el cemento y el hormigón.

Se seleccionó la cáscara de café porque es más resistente y seca que las demás fibras.

Alejandro Franco, director general de Woodpecker

Este material especial compuesto de madera y plástico (WPC) también es resistente a la humedad o las plagas, lo que lo convierte en una alternativa segura para las viviendas de bajos ingresos.

Las piezas de plástico estandarizadas se encajan en un marco de acero para una instalación más sencilla.

Su producción a gran escala y el uso de materiales reciclados y de desecho permiten que las pequeñas casas de Woodpecker se vendan por tan sólo 4.500 dólares cada una.

Debido a su bajo precio y a su sencilla instalación, el gobierno colombiano recurrió a Woodpecker para ayudar a la población local a recuperarse tras el huracán Iota en noviembre de 2020. El gobierno usó las viviendas de Woodpecker para proporcionar rápidamente refugio a los ciudadanos desplazados cuando no podían ser transportados a otro lugar.

El sistema funcionó a la perfección teniendo en cuenta que no había suministro de energía, el suelo estaba embarrado, el aeropuerto dañado, no había comida, etc., todos los problemas que puedas imaginar.

Alejandro Franco.

Sin esta solución, muchos colombianos se habrían quedado sin refugio. En la isla colombiana de Providencia, se calcula que el 98% de las infraestructuras resultaron dañadas.

Woodpecker ya ha vendido 2.600 viviendas, y tienen previsto ampliarlas en un futuro próximo.

YouTube

Más información: woodpecker.com.co

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: