NoticiasRecientesTecnologia

Expertos advierten que bandas criminales podrían vender vacunas falsas contra el COVID-19 | TDI Colombia

JOHANNESBURGO – Las agencias internacionales de lucha contra el crimen dicen que los grupos del crimen organizado tienen todas las redes y métodos necesarios para contrabandear vacunas COVID-19 falsificadas, de calidad inferior y robadas en África.  

El analista de inteligencia criminal de Interpol, John-Patrick Broome, dijo que, como es el caso en el resto del continente, las bandas criminales en África Oriental importan medicamentos falsos de Asia, principalmente de China e India. Los medicamentos falsos a menudo carecen de ingredientes activos y muchos realmente tienen sustancias nocivas, dijo.  

“Los medicamentos ilícitos están ingresando al mercado principalmente en el este de África a través de… eludir las regulaciones, hay criminalidad basada en la violencia y también hay corrupción, y corrupción que se encuentra en varios niveles diferentes”, dijo Broome.  

Se espera que China e India produzcan gran parte del suministro de vacunas de África.

OMS: Preocupada por vacunas para naciones pobres

Intro: El Director General de la OMS suplicó a los países ricos que se aseguren de que sus pedidos de inyecciones adicionales de COVID-19 no socaven los esfuerzos para llevar vacunas a las naciones más pobres. Leonardo Bonett amplía la información.

 Eso ya es una «gran bandera roja», dice la periodista nigeriana Ruona Meyer, cuyo trabajo ha expuesto a funcionarios gubernamentales y ejecutivos de compañías farmacéuticas que trabajan con delincuentes para distribuir medicamentos falsificados en África Occidental. Ambos países son conocidos como fuentes de productos farmacéuticos falsificados.  

Meyer dice que no habrá suficientes vacunas y, a medida que aumenten las tasas de infección y las muertes en algunos países, los delincuentes introducirán falsificaciones en las cadenas de suministro. 

Una química exhibe tabletas de hidroxicloroquina en Nueva Delhi, India, el 9 de abril de 2020.

Ella señala que lo hicieron fácilmente con la cloroquina, cuando la demanda del medicamento contra la malaria se disparó el año pasado después de que se promocionara como un tratamiento para el coronavirus.  

“Entonces, había gente que empezó a producir falsificaciones. Teníaspersonas que empezaron a romper estas rutas. Tuviste casos en los que estas cosas fueron secuestradas en los puertos. Una vez más, quieren romper esa cadena de suministro”, dijo Meyer.  

Las autoridades de África occidental y central incautaron grandes cantidades de cloroquina falsa y de calidad inferior. La policía de Camerún clausuró varios fabricantes de productos farmacéuticos que producían cloroquina falsa.  

“La infraestructura por sí sola es alucinante, para poder hacer todas estas cosas. Nadie hace todas estas cosas si no hay demanda”, dijo.  

Un signo de la corrupción que a veces se encuentra en la distribución de medicamentos es la condena en 2015 de dos ex consultores holandeses de las Naciones Unidas por manipular un contrato de medicamentos que salvan vidas en la República Democrática del Congo. Un tribunal de Gran Bretaña declaró a Guido Bakker y Siibrandus Scheffer culpables de aceptar un soborno de más de 900.000 dólares para dirigir un contrato a una empresa farmacéutica danesa.  

Los abogados Marius Schneider y Nora Ho Tu Nam representan a algunas de las compañías farmacéuticas más grandes del mundo cuando sus productos son falsificados en África. 

Un agente se encuentra junto a un contenedor lleno de drogas ilegales y falsas incautadas por las autoridades de Costa de Marfil en Abidján, Costa de Marfil, el 6 de noviembre de 2018.

Ho Tu Nam dijo que las organizaciones criminales han estado esperando ansiosamente que comiencen los programas de inmunización y haya escasez de la vacuna.   

“Ahora la gente está consciente de que existe la vacuna; la gente sabe que se está implementando en ciertos países, y creo que es el momento perfecto para que esos sindicatos vengan y digan: ‘Tenemos la vacuna; no lo está recibiendo en los hospitales, no lo está recibiendo en sus clínicas privadas, así que venga con nosotros’”, dijo.  

Y han tenido éxito en el pasado. Schneider dice que los grupos que se ocupan de las vacunas del mercado negro hacen todo lo posible para que sus productos parezcan legítimos.  

“Hemos visto casos en los que las ONG … han participado en la distribución de estas vacunas. Estas ONG tenían como misión distribuir vacunas reales a la gente. Los empleados sobre el terreno en los países africanos estaban implicados en el tráfico de vacunas”, dijo Schneider.  

Los investigadores dicen que a menudo estos casos se resuelven fuera de los tribunales, en acuerdos confidenciales. Pero en un caso conocido, los empleados de una compañía farmacéutica multinacional fueron atrapados ayudando a una red criminal a distribuir vacunas falsas en África.  

Mark Micallef, de la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional, dice que África del Norte podría ser un importante punto de entrada para vacunas falsificadas y de calidad inferior.  

Nueva York ofrece vacunas a más personas, pero no hay suficientes dosis

Avanza las fases de personas aptas para vacunarse en Nueva York, pero las dosis no dan abasto. A la fecha, más de un millón de vacunas han sido aplicadas en el estado que un día fue epicentro del virus, y aunque el número de nuevos casos positivos baja, ya se confirmó la primera hospitalización por una de las nuevas cepas halladas. Laura Sepúlveda, corresponsal de la Voz de América, nos da detalles.

Dijo que el tráfico «incontrolado» de medicamentos falsos, como el analgésico tramadol, ha estado ocurriendo en la vasta región durante décadas.  

“Vacunas falsas: creo que existe un gran peligro de que eso ocurra en el propio Magreb, por lo que los territorios no regulados de Libia, definitivamente. Pero, también en Túnez y quizás en las zonas fronterizas de Egipto, quizás menos en Argelia, pero especialmente en el norte del Sahel”, advirtió Micallef.  

Los delincuentes que trafican con medicamentos falsos aprovechan las lagunas en los servicios de salud y esto será especialmente cierto en el caso de las inyecciones de COVID-19, y eso, dijo Micallef, hará que el crimen sea muy difícil de controlar en el norte de África.  

“Esta forma de trata está respondiendo a una necesidad real del sector de la salud. Y el temor es que en el caso de las vacunas, se desarrolle un escenario similar donde hay escasez, especialmente en las zonas fronterizas, que son atacadas por empresas criminales que intentan llenar esa brecha”, dijo.  

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: