InternacionalNoticiasRecientes

COVID-19 golpeó más fuerte a países ricos; hogares para mayores son una razón | TDI Colombia

A medida que aumentan las vacunas y disminuyen los casos, los funcionarios estadounidenses relajaron las recomendaciones de prevención para uno de los grupos más afectados por la pandemia de COVID-19: las personas mayores en hogares de ancianos.

Los expertos dicen que las altas tasas de mortalidad en los centros de atención a largo plazo pueden ser una de las razones por las que el impacto de la pandemia en muchos casos ha sido mayor en los países de ingresos altos que en los países menos ricos.

Después de meses de aislamiento con el objetivo de prevenir la infección en este grupo extremadamente vulnerable, las pautas federales ya no recomiendan no visitar a parientes ancianos en el interior de estas instalaciones.

“Los CMS reconocen el costo psicológico, emocional y físico que el aislamiento prolongado y la separación de la familia han tenido para los residentes de hogares de ancianos y sus familias”, dijo el doctor Lee Fleisher, director médico de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS, por sus siglas en inglés) de EE.UU. 

EE.UU. proporcionará más ayuda para combatir coronavirus en hogares de ancianos

EE.UU. proporcionará más ayuda para combatir coronavirus en hogares de ancianos

Los casos y las muertes han disminuido drásticamente a medida que las vacunas llegaron a este grupo de máxima prioridad. A menos que los niveles de transmisión en la comunidad sean altos y menos del 70% de los residentes hayan sido vacunados, los CMS ahora recomiendan permitir las visitas.

El COVID-19 ha cobrado un precio devastador en los hogares de ancianos. Más de una cuarta parte de todas las muertes por COVID-19 registradas en los Estados Unidos han ocurrido entre residentes de hogares de ancianos, según datos de los CMS. 

Muy vulnerables

Las tasas de mortalidad por COVID-19 aumentan con la edad. Las tasas de infección aumentan también donde las personas se congregan durante largos períodos de tiempo en interiores. Los hogares de ancianos juntan los dos factores.

Es una combinación que no ocurre en gran parte del mundo, dijo George Rutherford, epidemiólogo de la Universidad de California en San Francisco.

No existen hogares de ancianos en muchos países (…). Terminas con hogares intergeneracionales, que crean sus propios problemas”

George Rutherford, epidemiólogo de la Universidad de California en San Francisco.

“No existen hogares de ancianos en muchos países”, dijo. “No hay concentración de ancianos frágiles en ciertos centros. Terminas con hogares intergeneracionales, que crean sus propios problemas, pero no tienes ese tipo de brote masivo esperando que ocurra”.

La pandemia ha causado muertes y trastornos en todo el mundo. Pero muchas de las tasas más altas de muerte por población se han agrupado en países de ingresos más altos, incluidos los Estados Unidos y gran parte de Europa.

Estos países tienden a tener poblaciones de mayor edad. Italia tiene una de las tasas de mortalidad por COVID-19 más altas del mundo y una edad promedio de 45 años. Nigeria, por otro lado, con una edad promedio de 18 años, se encuentra entre las más bajas del mundo.

“La gente es mucho más joven en los países de ingresos bajos y medios”, observó Rutherford. “La gente se está enfermando, pero eso no se está manifestando en términos de mortalidad”.

EE.UU.:Alerta contagio COVID-19 jóvenes asintomaticos

EE.UU.:Alerta contagio COVID-19 jóvenes asintomaticos

La edad no es el único factor

El COVID-19 también mata a más personas con otros problemas médicos como diabetes, obesidad y enfermedades cardíacas y pulmonares, y “simplemente hay muchas más de esas enfermedades representadas en los países de altos ingresos”, explicó Judd Walson, vicepresidenta del Departamento de Salud Global de la Universidad de Washington.

La vida cotidiana es diferente de muchas maneras entre los países de ingresos más altos y más bajos, agregó Walson.

El trabajo de oficina predomina en los países más ricos. Eso puede involucrar a docenas o incluso cientos de personas que viven a millas de distancia, todas con sus propias redes sociales, que se unen para trabajar en interiores durante horas.

“Puede imaginarse que si un individuo está infectado en cualquiera de esas redes, la propagación se puede activar rápidamente”, dijo Walson.

¿Puede afectar psicológicamente el teletrabajo?

La pandemia del coronavirus ha puesto a millones de personas a trabajar desde sus casas, algo a lo que quizá muy pocos estaban habituados y que más que un cambio agradable o beneficioso, ha representado retos.

Menos personas trabajan en oficinas en países de bajos ingresos, anotó Rutherford. Más personas están trabajando en la agricultura, por ejemplo.

“La gente trabaja al aire libre”, dijo, “así que lo que eso significa es que, en primer lugar, no se están infectando”.

El ocio también es diferente en los países de ingresos más bajos y más altos. Los funcionarios de salud pública en gran parte de los Estados Unidos y Europa han cerrado o restringido bares y restaurantes para evitar que grandes grupos de personas se reúnan en el interior. Pero Walson señaló que en muchos países de bajos ingresos, especialmente en los trópicos, los bares y restaurantes son al aire libre.

Conteo insuficiente

Por otro lado, puede haber más casos de COVID-19 en países de ingresos más bajos de los que se están reportando, gracias a la falta de recursos para las pruebas y los sistemas de salud generalmente débiles.

Expertos: Reapertura y falta de transparencia agravan la pandemia en América Latina

Los expertos expresaron su preocupación con las reaperturas, la falta de transparencia y la dificultad que tendrá la población de la región para tener acceso a la vacuna.

En un estudio que está en curso en Kenia, Walson descubrió que obtener números precisos es un desafío “por razones que creo que todos pueden apreciar y también algunas razones que encontré un poco sorprendentes”.

El miedo y el estigma rodean al COVID-19, lo que desalienta a las personas a hacerse la prueba, dijo.

Pero la gente también temía que si daban positivo, serían puestos en cuarentena en un hospital y que se les cobraría por su tiempo allí.

“Existía el temor de las implicaciones financieras de una prueba positiva, lo que mantenía a las personas alejadas de las pruebas”, dijo.

 Hay una renuencia a descubrir que alguien podría tener COVID y luego tener que averiguar qué vas a hacer”

Judd Walson, vicepresidenta del Departamento de Salud Global de la Universidad de Washington

El COVID-19 presenta un desafío para los hospitales de escasos recursos, y no sólo en términos de atención al paciente. Si un paciente que ya ingresó en un hospital tuviera un resultado positivo, tendría que ser aislado junto con cualquier otra persona a la que puedan haber estado expuestos, y muchos hospitales no están preparados para el aislamiento.

Los trabajadores de la salud también deberían ser examinados y posiblemente puestos en cuarentena, y “ya no tienen suficiente personal”, dijo Walson.

“Hay una renuencia a descubrir que alguien podría tener COVID y luego tener que averiguar qué vas a hacer”, agregó. “Las implicaciones de una prueba positiva son considerables”.

Pero las tasas de mortalidad no son más bajas simplemente porque no se cuenta a las personas. En su estudio, Walson dijo: “Ciertamente estamos detectando casos, pero estamos detectando un menor número de casos de lo que creo que temíamos. Y eso es algo muy bueno”.

 

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “https://connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1&version=v4.0”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, “script”, “facebook-jssdk”));

Related Articles

Back to top button
%d bloggers like this: