Medio AmbienteNoticiasRecientes

Hecha de madera, paja y corcho, esta casa es un gran ejemplo de diseño moderno y sostenible

En algún lugar a las afueras de un pequeño pueblo de Italia, una pareja de informáticos tiene como hogar una sencilla casa de campo construida con madera, paja y corcho.

Antes de que ninguno de nosotros se haga ilusiones, no se trata de una versión moderna de “Los tres cerditos”. LCA Architetti, un estudio de arquitectura con sede en Milán, ha terminado las obras de la Casa Quattro, una casa de estilo rural cuyo nombre es apropiado por estar construida principalmente con madera, paja y corcho.

La casa de dos plantas tiene una estructura de madera prefabricada que refleja el estilo de las granjas y graneros vecinos situados en la zona.

La Casa Quattro, que se integra en el paisaje circundante, tiene un exterior granulado con revestimiento de corcho, un tipo de material aislante que se extrae de la corteza de los alcornoques. El corcho es un material de construcción naturalmente duradero, reciclable y aislante.

La casa está además aislada con paja, que se usa tradicionalmente como aislante en otras viviendas rurales como graneros y gallineros. El aislamiento de paja es fruto de la reutilización de plantas de arroz desechadas cedidas por los agricultores de la zona.

La sostenibilidad fue una de las principales prioridades a la hora de construir la casa, y el compromiso con la eficiencia energética se manifiesta en el material reciclado usado para el aislamiento, así como en el conjunto de paneles solares fotovoltaicos instalados en el tejado de la casa.

Combinando el uso de paja y corcho reciclados para el aislamiento con la energía solar fotovoltaica, la casa se convierte en una casa autosuficiente, reduciendo el consumo total de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero como el CO2.

Se construyó para una joven pareja de informáticos que anhelaba trabajar más cerca de la naturaleza y llevar un estilo de vida más sostenible. Para encontrar la armonía con el entorno natural de Magnago (Italia), es una casa sostenible caracterizada por una arquitectura sencilla. Todo, desde los materiales usados para la construcción hasta los métodos de aislamiento elegidos, está dedicado a preservar el entorno natural de la casa.

En uno de los lados de la casa, una gran ventana de cristal se funde con el tejado para proporcionar un tragaluz de luz natural al interior.

La casa de dos plantas cuenta con una sala de estar en el centro con techos altos y una vista sin obstáculos del campo que la rodea.

En el interior, una mezcla tranquilizadora de madera natural alisada y paredes de piedra realzan el diseño sencillo de la casa.

El sombreado cromático fluye por toda la casa, permitiendo que los ángulos agudos resalten los tonos más oscuros y brillantes de los acentos de madera natural.

Diseñador: LCA Architetti

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: